fbpx

El agua como nutriente. La deshidratación

Comparte si te ha gustado

Hablamos hoy del agua como nutriente, pues el agua es el elemento más importante del organismo ya que constituye el 65% del peso corporal total. Alrededor del 60% se encuentran en el interior de las células y cerca del 40% circula en la sangre y baña los tejidos.

Es el vehículo de transporte y de la mayoría de las reacciones metabólicas del cuerpo y disolvente de gran cantidad de sustancias nutritivas y de productos de desecho. El agua es el vehículo de los nutrientes a través del cuerpo por medio de la sangre y la linfa.

El agua es el principal componente de todos los tejidos del cuerpo y sin ella no podemos funcionar. La digestión, respiración, el metabolismo, la eliminación y la respiración son imposibles de efectuarse sin el agua. Regula la temperatura corporal, lubrica las articulaciones y otros tejidos (tendones, ligamentos, cartílagos, etc.), protege el cerebro y la médula y mantiene la presión osmótica del cuerpo.

Se necesitan ingerir un mínimo de 8 vasos de agua diarios. El agua del grifo es la principal fuente de agua pero contiene elementos tales como cloro, aluminio, flúor, estrógenos, plomo y cobre que si se consumen en exceso pueden perjudicar al organismo, con lo cual se recomienda el uso de jarras de agua con filtro o la instalación de filtros en los grifos. También es aconsejable beber agua mineral.

Los alimentos en su composición nutritiva contienen agua.

  • Las frutas y verduras contienen un 80-90% de agua.
  • Las carnes más ricas en agua son el pollo (38%) y el cordero (31%).
  • Los pescados que engloban más agua son el calamar (76%) y el lenguado (63%).
  • El huevo cocido incluye un 73% de agua.

La deshidratación

La deshidratación es un problema que ocurre cuando se pierde más líquido que el que se ingiere y el cuerpo no tiene suficiente agua o líquidos para llevar a cabo sus funciones normales. Todos los días perdemos agua en forma de vapor de agua en el aire que exhalamos, el sudor, la orina y las heces y junto con el agua también se pierden sales minerales. Se genera deshidratación cuando perdemos demasiada agua.

Causas de la deshidratación

  • La diarrea severa o aguda que provoca gran pérdida de agua y electrolitos en un corto periodo de tiempo. Si se acompaña de vómitos abundantes se pierden aún más líquidos y se empeora el pronóstico.
  • Fiebre que genera pérdida de líquidos, en relación directa con la temperatura, es decir a mayor temperatura corporal se elimina más agua.
  • Poliuria o micciones frecuentes y abundantes típicas de la diabetes mellitus y diabetes insípida. También producen poliuria numerosos medicamentos como diuréticos, antihistamínicos, antihipertensivos, antidepresivos y el alcohol.
  • Sudoración excesiva por ejercicio físico y altas temperaturas. Los deportistas deberán beber agua antes y después del ejercicio físico y una cantidad mínima de 3 litros de agua. También se aconseja beber más agua durante el verano, debido a que las altas temperaturas incrementan la sudoración.
  • Ingesta insuficiente de agua.

Infografía Deshidratación - Agua como nutriente

Pérdida de agua corporal: síntomas

Los síntomas varían en relación al porcentaje de agua perdida. El pronóstico empeora a mayores cantidades de agua perdidas.

  • 1-2%: sed intensa, pérdida de apetito, malestar, fatiga, debilidad y dolores de cabeza.
  • 3-5%: boca seca, poca orina, dificultad de concentración en el trabajo, deterioro de la inteligencia y memoria, somnolencia, hormigueo de las extremidades e inestabilidad emocional.
  • 6-8%: aumento de la temperatura, frecuencia cardíaca, respiración, mareos dificultad para hablar y respirar, confusión mental, debilidad muscular y labios azulados.
  • 9-11%: espasmos musculares, delirios, problemas de equilibrio y de circulación, lengua hinchada, fallo renal, disminución del volumen sanguíneo, hipotensión arterial. Si no se soluciona el problema con rapidez se desencadena un estado de coma y muerte.

El tratamiento aconsejable en las pérdidas hasta un 6% de agua es ingerir más de 12 vasos de agua al día. También son aconsejables los sueros, el limón alcalino: suero casero preparado con 1 litro de agua, el zumo de un limón, 1 cucharada de sal y bicarbonato sódico y 2-3 cucharadas de azúcar es eficaz en las gastroenteritis acompañadas de vómitos y diarreas. Si se generan pérdidas de agua superiores al 8% se deberá ingresar al sujeto en un hospital para su estudio, observación e hidratación.

La prevención de la deshidratación es beber 8 vasos de agua diarios. Los ancianos, embarazadas, lactantes y deportistas deberán beber 12 vasos de agua al día.

  • Los ancianos necesitan ingerir más agua porque su cuerpo contiene menos agua, los riñones pierden funcionalidad con la edad y presentan alteración del mecanismo que regula la sed.
  • Las embarazadas necesitan ingerir más agua para aumentar su volumen sanguíneo que suministra sangre al feto y mantener el líquido amniótico que le rodea.
  • Los deportistas deberán hidratarse antes y después del ejercicio físico para recuperar la cantidad de agua perdida.

Y tú, ¿cuánta agua bebes?

Imagen Vaso de agua con limón y pepino de Shutterstock

Comments
  1. Luis Hernández
    • Paloma Pérez del Pozo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *