4 técnicas asertivas para el manejo de críticas

Continuando con el artículo de la semana pasada, dedicado a tus derechos asertivos, hoy te voy a contar en qué consisten las técnicas asertivas sistemáticas para el manejo de las críticas que expone Manuel J. Smith en su libro “Cuando digo no, me siento culpable”.

En todos los casos se trata de técnicas verbales que pueden serte muy útiles en tus relaciones o conflictos sociales. Te recomiendo que las vayas practicando hasta lograr incorporarlas a tu vida de forma sistemática. No sólo te sentirás mejor contigo mismo sino que además, tendrás el respeto de las personas con las que te relacionas.

Y si quieres profundizar en el tema, hazte con un ejemplar del libro en el que encontrarás un montón de ejemplos de cómo emplear una o varias técnicas al mismo tiempo.

 

Antes de entrar a ver cada una de estas técnicas, te dejo una imagen en la que se describen los tres pasos para una conducta asertiva:

  1. Escucha activa
  2. Decir lo que uno piensa
  3. Mostrar los propios deseos
pasos de la conducta asertivaFuente de la imagen: Universidad Internacional de La Rioja

1. Disco rayado

Esta técnica asertiva consiste en la repetición serena de las palabras que manifiestan lo que deseamos. Se trata de repetir una y otra vez la palabra o frase que expresa nuestro punto de vista, lo que queremos (o no) en una situación determinada, siempre de forma tranquila, sin alzar la voz y sin ánimo de que se produzca un enfrentamiento.

Formulando siempre el mismo mensaje transmites a tu interlocutor que no tienes intención de ceder en tu postura en circunstancias en las que te hacen una propuesta que no te interesa o están tratando de convencerte de algo a toda costa.

Se trata de expresar tus deseos y sin necesidad de tener que justificar tu postura.

2. Banco de niebla

El banco de niebla es una técnica útil en situaciones en las que estás siendo objeto de una crítica manipulativa. Consiste en reconocer -siempre con serenidad- la posibilidad de que haya algo de cierto en lo que te dicen pero sin olvidar tu derecho asertivo principal: el derecho a ser tú en última instancia quien juzga todo lo que eres y todo lo que haces.

De este modo recibes la crítica sin necesidad de defenderte y:
a) mantienes tu postura de no ceder ante una situación en la que alguien pretende manipularte empleando la crítica hacia tu persona y
b) frenas la agresividad de tu interlocutor al aceptar la posibilidad que haya algo de cierto en sus palabras. Al no negar la crítica, no entras en su juego.

3. Aserción negativa

El empleo de esta técnica se basa en la aceptación de los errores propios sin sentirte abatido por la críticas que recibas por ello. Recuerda tu derecho asertivo número 5: el derecho a cometer errores y a ser responsable de ellos (sin sentirte culpable).

Consiste en reconocer abiertamente un error cuando se ha cometido o alguna cualidad negativa propia cuando está siendo criticada sin disculparse por ello hasta que la persona que critica deja de hacerlo, mediante frases como “Es cierto, [lo que sea] ¿verdad?” o “Ya me he dado cuenta, ¿qué manera de actuar / responder / lo que sea, ¿verdad?”.

Smith relata en esta parte del libro que las personas incapaces de reaccionar de manera asertiva a las críticas actúan del mismo modo cuando reciben un cumplido. Considera que este modo de reaccionar no se basa en la modestia sino en la creencia de que los demás son nuestros verdaderos jueces. Una persona asertiva tiene claro que no es así incluso cuando recibe un cumplido, optando por aceptarlo con un gracias o cuestionándolo mediante el uso de la siguiente técnica asertiva que vamos a ver.

 tecnicas asertivas para manejar criticas

4. Interrogación negativa

Esta técnica consiste en responder solicitando una aclaración en los casos en que alguien te critica o pretende decirte algo de forma indirecta. De este modo invitas a tu interlocutor a decirte abiertamente qué es lo que no le gusta o le parece mal y ello te permite obtener información adicional de la que obtener beneficio si te es útil o bien, agotar la crítica de tu interlocutor si ésta es manipulativa.

Te pongo un ejemplo extraído del libro de Smith de una respuesta a una crítica utilizando esta técnica: “No comprendo. ¿Qué hay de malo en [hacer lo que sea]?”. No hay crítica hacia el interlocutor, no le señalas con el dedo y solicitas una aclaración a su declaración. Tirar de este hilo puede llevarte a descubrir lo que realmente se esconde detrás de esa primera crítica.

Sigue el tablero Asertividad de Alimenta tu bienestar en Pinterest.
 

¿Te serán útiles estas técnicas asertivas? ¿Sueles emplearlas?

Comentarios
  1. Claudia Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *