Las terapias físicas: tipos, usos y beneficios

Las terapias físicas son todas aquellas terapias que utilizan medios físicos para ejercer sus acciones terapéuticas.

Son terapias muy eficaces si se aplican con manos expertas en los tiempos adecuados. Son buenos medios auxiliares de los tratamientos de fisioterapia.

Dentro de las terapias físicas podemos englobar diferentes apartados.

  1. Terapia con radiaciones no ionizantes: no ejercen perjuicio directo a las células que son tratadas principalmente con infrarrojos, microondas y láser.
  2. Terapias con ondas de presión o ultrasonidos.
  3. Electroterapia.
  4. Magnetoterapia.
  5. Hidroterapia.

Tipos de terapias físicas

Terapia con radiaciones no ionizantes

La laserterapia administra radiaciones en forma de láser que son las ondas de mayor longitud de onda de luz no visible. Se emplea un haz de luz de láser en una zona determinada a tratar. Es una técnica inocua que no provoca quemaduras y es muy cómoda.

Terapias físicas

Los dispositivos láser son como pequeñas linternas que actúan durante 30 y 60 segundos en la zona a tratar y se liberan fotones de luz no térmicos que atraviesan las capas no superficiales de la piel para penetrar hasta los tejidos musculares y conectivos.

Dicha luz interactúa con las células y desencadena una serie de procesos bioquímicos que hace que se reparen los daños celulares.

Usos de la terapia con radiaciones no ionizantes

  • Destruir tumores, verrugas, quistes.
  • Aliviar los síntomas del cáncer.
  • Eliminar los cálculos renales y vesicales.
  • Mejorar la visión.
  • Eliminar diferentes partes de la próstata.
  • Reducir la inflamación: aumenta la vasodilatación vascular.
  • Reducir el dolor gracias a la producción de endorfinas y encefalinas que son productos químicos que reducen el dolor. Tiene propiedades analgésicas.
  • Acelerar el metabolismo intracelular.
  • Acelerar el proceso de reconexión de las neuronas posibilitando su regeneración nerviosa.: aumenta la amplitud de los potenciales de acción y mejora la función general de los nervios y músculos.
  • Mejorar la cicatrización de las heridas: estimula la producción de fibroblastos.
  • Mejorar el flujo sanguíneo: permite que los capilares llenen de sangre el sitio de la lesión.
  • Ayudar a la recuperación de tejidos después de la cirugía.
  • Mejora la función inmune.
  • Depilar.
  • Estimular el punto de acupuntura.

Radiaciones infrarrojas

Los rayos infrarrojos se encuentran en el espectro entre 750 – 1500 nanómetros. La producción de rayos infrarrojos se da por movimientos oscilatorios y vibratorios.

Forman un calor radiante que se puede emitir sin necesidad de contacto y producen un calor seco y superficial.

Terapias físicas

Los rayos infrarrojos tipo A van desde los 750 a 1500 nm. Tienen mayor penetración y peor absorción. Llegan a capilares y a fibras nerviosas.

Los rayos infrarrojos tipo B van desde 1500 a 3000 nm. Tienen más absorción superficial y menos penetración. Su calentamiento es principalmente a nivel de la piel.

Los rayos infrarrojos tipo C van dese los 3000 a los 10.000 nm. No tienen uso terapéutico y se dan en las esterilizaciones en equipo.

La aplicación local de los rayos infrarrojos en el organismo produce eritema inmediato, efecto vasodilatador, antiinflamatorio, antiespasmódico, sudación, anticontracturante, relajación de la musculatura lisa, aumento de la permeabilidad de la membrana.

Usos de los rayos infrarrojos en terapia

  • Espasmo muscular.
  • Artritis reumatoide.
  • Osteoartritis.
  • Cervicobraquialgias.
  • Lumbociáticas.
  • Lesiones deportivas.
  • Tendinitis.
  • Capsulitis.
  • Esguinces.
  • Enfermedad oclusiva arterial periférica.

No obstante, está contraindicado en problemas vasculares como varices, ulceras sangrantes, hemorragias, etc…

Terapias con ondas de presión o ultrasonidos

Las ondas de presión o ultrasonidos son sonidos no audibles que generan una presión sobre los tejidos locales generando calor local con una frecuencia comprendida entre 1 y 3 megahertzios o frecuencias entre 700 y 3300 hercios (son mayores que las del sonido).

Terapias físicas

La absorción máxima en tejidos blandos oscila entre 2 y 5 cms y su intensidad crece cuando las ondas penetran más profundamente. Se absorben primero por el tejido conectivo en ligamentos, tendones, fascia, músculos, articulaciones y tejido de cicatrización.

Los efectos no térmicos se deben a cavitación, microinducción e inducción acústica. La cavitación mejora la respiración celular en las inflamaciones.

Con la vibración se produce un movimiento celular que mejora la cicatrización y aumenta la temperatura en la zona aplicada. Se emplean criterios como el tiempo, el tamaño de la zona donde se vaya a aplicar y el cabezal.

Usos y efectos terapéuticos de los ultrasonidos

  • Vasodilatación de la zona con hiperemia y aumento del flujo sanguíneo.
  • Incremento del metabolismo local con aumento de las funciones celulares y de la capacidad de regeneración tisular.
  • Mejora de la absorción de medicamentos por los tejidos.
  • Tratamiento de la litiasis.
  • Limpieza dental.
  • Cirugía estética en los tratamientos de mesoterapia, hidrolicoplasia ultrasónica.
  • Incremento de la flexibilidad de los tejidos ricos en colágeno con disminución de la rigidez articular y de la contractura en combinación con la kineseterapia.
  • Efecto antiálgico que alivia el dolor.

Electroterapia

La electroterapia se fundamenta en el uso de corrientes eléctricas de baja frecuencia que generan calambre, dolor y sensación de calor local en los tejidos en que se aplican.

Terapias físicas

La electroterapia es una técnica que se engloba dentro de la medicina física o de sanación que se define como el arte del tratamiento de las lesiones por medio de corrientes eléctricas.

Se han creado los TENS o generadores sanitarios de alta o baja frecuencia, cuyos principales efectos son antiinflamatorio, analgésico, mejoran el trofismo, potenciación neuromuscular, fortalecimiento neuromuscular, térmico, mejora del transporte de medicamentos, disminución del edema, control del dolor y curación de heridas.

Esta terapia física se contraindica en pacientes infecciosos, cancerosos, personas que poseen clavos de metal y embarazadas.

La magnetoterapia

La magnetoterapia consiste en la aplicación de campos magnéticos sobre una parte del organismo. Es un tratamiento no invasivo basado en la energía electromagnética.

Gracias a sus campos magnéticos es ideal para la recuperación de las condiciones fisiológicas, para el alivio del dolor y para menguar los procesos inflamatorios.

Terapias físicas

Usos y efectos terapéuticos de la magnetoterapia

La magnetoterapia reactiva la circulación, equilibra el magnetismo natural mejorando el sistema inmunológico, aumenta las defensas y evita los desgastes, siendo una terapia recomendada para la consolidación ósea. Además, proporciona un descanso más prolongado y duradero y es fácil de utilizar.

Se trata de una terapia física útil para tratar artritis y otros problemas de articulaciones y huesos, procesos dolorosos leves y graves, cáncer, migrañas y lesiones de tejidos musculo-esqueléticos.

Referencias

Imágenes de Shutterstock: Depilación laser, Tratamiento con rayos infrarrojos en cosmética, Atleta recibiendo tratamiento con ultrasonidos, Tratamiento con electroterapia, Paciente en magnetoterapia

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *