Sé cómo la hormiga: bienestar holístico y comunión

¿Cuántas veces te has propuesto cambiar de hábitos, mejorar los existentes, pasar al siguiente nivel, pero vuelves a caer en patrones antiguos?

Mejoramos nuestra alimentación a razón de los nuevos descubrimientos, si sentimos dolores o cansancio nos proponemos tratarnos mejor con un poquito de ejercicio, aprender ciertas técnicas orientales, incluso nos prometemos meditar cada mañana, mantener la casa al día, tener un pensamiento positivo…

El bombardeo al que estamos expuestos sobre crecimiento personal puede volvernos obsesivos, puede hacer que nos perdamos entre toda la cantidad de información, a veces complementaria o a veces contradictoria… te lo digo por experiencia propia y de las personas que tengo alrededor.

Bienestar holístico y comunión

Nuestra salud, nuestro equilibrio mental y nuestros objetivos son extremadamente importantes, pero igual de importante es encontrar ese momento de comunión con lo que nos rodea: las personas con las que compartimos nuestros días, el entorno en el que nos movemos, porque ellos son el marco en el que nos desenvolvemos nos guste o no.

Creo que tanta presión por la mejora continua, si no viene de una motivación honesta y propia, puede acabar por agotarnos o desconectarnos de las personas con las que compartimos nuestro día a día, ya sea compañeros de trabajo o familia.

Somos interdependientes, somos co-creadores y somos parte de un todo, ahí reside nuestra fuerza como humanidad, es precioso ¿no crees?

Uno de los obstáculos que observo en mí y en otros es el encerrarnos en nuestro mundo obviando esta dependencia.

¿Cuántas veces has dejado de hacer dieta porque en casa nadie hacía dieta contigo?

¿Cuántas veces has desterrado esas nuevas rutinas que te hacían bien porque la familia “no colabora”? ¿Cuántos nuevos propósitos has dejado de lado porque la vida te arrastra a una velocidad de vértigo?

Dependemos más de lo que queremos creer de todo lo que nos rodea. Nos influencia, nos afecta y nos permite o dificulta la toma de decisiones.

Muchos caminos de desarrollo personal, de mejora de hábitos de alimentación, descanso y ejercicio te animan a observarte, escucharte, reforzar autoestima, desarrollar disciplina, generar motivaciones positivas etc.

Si bien es cierto que nosotros somos los responsables máximos de las decisiones que tomamos no podemos creer que somos “los únicos responsables”.

Lo que vemos, leemos, aprendemos y escuchamos nos afecta y las decisiones que tomamos y los cambios que decidimos no aparecen por inspiración divina. Creer que no dependemos de nada ni nadie y que querer siempre es poder es un pensamiento, desde mi punto de vista, un poco naïve.

¿Quiero decirte con todo esto que no tienes capacidad de decisión? ¿Insinúo que si alrededor las cosas van a la contra nunca lo conseguirás? ¡En absoluto!

bienestar holístico y comunión

Nuestra mente va con el piloto automático muchas veces, incluso cuando creemos que estamos tomando control siempre hay un conductor secreto manejando ciertos comandos. Con lo que te cuento arriba quiero despertar tu conciencia sobre ese conductor secreto, el que maneja las motivaciones, los miedos y las expectativas.

Hoy quiero hablarte de honestidad, de auto-conocimiento y de comunión

Tienes un poder creador más fuerte de lo que te imaginas. Creador de una vida saludable y exitosa y creador de proyectos que sumen en la sociedad. Es el conductor secreto el que nos hace juzgar las situaciones como adversas o cooperantes.

Volvamos al principio: ¿Cuántas veces te has propuesto cambiar de hábitos, mejorar los existentes, pasar al siguiente nivel, pero vuelves a caer en patrones antiguos?

Sumémosle lo que te planteo después: ¿Cuántas veces has dejado de hacer dieta porque en casa nadie hacía dieta contigo? ¿Cuántas veces has desterrado esas nuevas rutinas que te hacían bien porque la familia “no colabora”? ¿Cuántos nuevos propósitos has dejado de lado porque la vida te arrastra a una velocidad de vértigo?

Ahora recuperemos estas tres ideas:

  1. Somos co-dependientes
  2. Hay un conductor secreto que maneja miedos, expectativas y juicios
  3. Tienes un poder creador más fuerte de lo que imaginas

Cuando miramos estos temas desde el prisma de la comunión desarrollamos una responsabilidad amorosa hacia nosotros mismos, con el añadido del impacto que nuestras decisiones tienen en el mundo que nos rodea.

Retomamos el control sin obsesionarnos por la excelencia, sin culpar los factores externos y sin aislarnos de aquellos que no toman nuestras mismas decisiones.

Hay algo más importante que tu salud, tu equilibrio mental y tus objetivos: la comprensión de la co-dependencia, el re-conocimiento de que a veces no sabemos por qué hacemos las cosas y el desarrollo de nuestro poder creativo.

¿Más importante que la salud y el equilibrio mental? Me dirás… fíjate.

• Al comprender que nuestras acciones y reacciones están condicionadas por factores externos y creencias en automático, podemos desarrollar la paciencia necesaria para mantener esos nuevos hábitos que nos hemos propuesto en lugar de flagelarnos por no sonseguirlo YA.

• Al ver a los otros como parte cooperante de nuestras vidas podemos convertirnos en personas generosas y desapegadas.

• Cuando vemos que todos y cada uno de nosotros estamos lidiando nuestras propias batallas dejamos de exigirle a los demás que piensen y hagan como juzgamos correcto.

Vivir en comunión es comprender que somos una gota en el mar

Vivir en comunión es comprender que somos una gota en el mar, una gota con un potencial precioso, pero una gota como cualquier otra. Nuestras necesidades de salud, nuestros objetivos profesionales y nuestras ganas de crecer no pueden ser independientes de las necesidades de otros.

Vivir en comunión es entregar antes que pedir, es ser fuertes desde el amor y no desde el látigo, desde la paciencia y no desde la urgencia.

Vivir en comunión es no esperar a que sea otro el que nos facilite el camino si no hacer lo posible para no interferir en las luchas de los demás si no se nos ha pedido ayuda, pero estar accesibles cuando sea necesario.

¿Qué tiene todo esto que ver con tu salud y tu crecimiento?

Yo creo en un sistema triangular de desarrollo personal:

1. Alimentación (nutrición-energía)

2. Movimiento consciente (ejercicio-descanso)

3. Meditación (mente clara-patrones automáticos)

Así que considero de gran relevancia tener en cuenta no sólo las dos primeras, sino también, y especialmente, la tercera.

Desde una motivación de amor y entrega hacia los demás podemos desarrollar amor y entrega hacia nosotros mismos. Con estas herramientas en manos del conductor secreto nuestras decisiones toman fuerza, una fuerza relajada que no requiere de grandes luchas.

Nos quitamos las obligaciones basadas en el miedo y las expectativas, lo que hace que nuestros cambios sean honestos y llenos de energía positiva. Desaparece la sensación de necesitar mejorar porque no somos suficientemente buenos, desaparecen las ganas de maltratarnos a través de una mala alimentación y el sedentarismo, y nos llenamos de energía para construir experiencias, proyectos y hábitos que duren.

bienestar holístico y comunión

Cómo las hormigas en el hormiguero

¿Sabías que muchos ingenieros se basan en la estructura de sus hormigueros para construir ciertas instalaciones? Las hormigas trabajan por el bien común, se ayudan las unas a las otras y cada una hace su parte. Son fuertes y resolutivas, se preocupan por su descanso y su actividad, no por sentirse mejor con ellas mismas si no porque es lo que hace que su vida tenga sentido.

Espero que este artículo te haya ayudado a comprender que tu crecimiento depende del grupo igual que el grupo depende de tu crecimiento. Que la motivación de entrega y amor es más poderosa que cualquier autodisciplina y que tu salud, tu equilibrio mental y tus objetivos son mucho más fuertes.

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *