Reflexología podal y siatshu: beneficios para la salud

En este artículo nos acercamos a la reflexología podal y al siatshu y veremos cuáles son sus aplicaciones y los beneficios de estas terapias alternativas para la salud.

La reflexología podal

La reflexología podal es una técnica diagnóstica basada en zonas de localización de los pies además de una técnica terapéutica, ya que permite el tratamiento mediante masajes las zonas afectadas.

La reflexología es la práctica de estimular puntos de la nariz, las orejas, los pies y las manos generando un efecto benéfico sobre otras partes del cuerpo que mejoran la salud general.

Se trata de una terapia manual dedicada a ejercer presión mediante digitopuntura en determinados puntos del cuerpo que están energéticamente enlazados a los órganos internos, buscando un efecto reequilibrante.

Todas las partes del cuerpo, los músculos y la piel están comunicadas y la información sensitiva llega a la médula espinal que transmite la información nerviosa al cerebro. En el caso de un órgano enfermo, se produce una estimulación nerviosa que se transmite por las fibras nerviosas anteriores y llega a la zona cutánea refleja produciendo una dermalgia. En esta zona de tensión la circulación local está alterada produciéndose una acumulación de toxinas.

Beneficios de la reflexología podal

El origen de la reflexología se produce en la medicina tradicional china desde los años 2300 antes de Cristo. En la actualidad puede emplearse como tratamiento complementario y nunca debe sustituir el tratamiento médico.

Se trata de aplicar un masaje y presión sobre la zona del pie donde se halla localizado el órgano a tratar. Se pueden obtener los siguientes beneficios para la salud:

  • Crea relajación en las zonas tratadas.
  • Reduce el dolor en la zona tratada del cuerpo.
  • Mejora el flujo de sangre a los pies, el cerebro, los riñones y los intestinos.
  • Ayuda a la recuperación postoperatoria.
  • Mejora la salud mental.
  • Complementa el tratamiento del cáncer.
  • Mejora problemas digestivos, como, por ejemplo, el estreñimiento.
  • Alivia el dolor de espalda.
  • Ayuda en los desequilibrios hormonales.
  • Alivia el estrés y las condiciones relacionadas con el estrés.
  • Mejora la artritis.
  • Combate el insomnio.
  • Alivia las cefaleas tensionales.
  • Mejora las lesiones deportivas.
  • Alivia trastornos menstruales, como el síndrome premenstrual (PMS).

reflexología podal

El shiatsu

Originaria de Japón y de China, el shiatsu es una antigua terapia que trata de obtener sus beneficios a través de la correcta canalización de la energía vital mediante la presión ejercida sobre diversos puntos del cuerpo ejercida con los dedos y las palmas de las manos.

La salud de una persona dependerá de cómo fluye su energía vital a lo largo del cuerpo, un proceso que se canaliza con unos canales denominados meridianos, en los cuales podremos mejorar la canalización de la energía aplicando nuestras manos. Se intenta lograr la perfecta armonía entre cuerpo, mente y espíritu.

Según el shiatsu, para lograr la salud son muy importantes la dieta y las relaciones humanas interpersonales. El shiatsu es la curación mediante masajes en algunas zonas de los 14 meridianos de la acupuntura y también en meridianos mayores mediante los cuales tratamos superficies de contacto con volúmenes mayores.

Esta energía vital que tratamos de reequilibrar mediante los masajes se conoce como ky y se define mediante el jitsu y el kyo. Es similar a la acupuntura, pero con masajes en lugar de agujas punzantes.

Tipos de terapias shiatshu

Las sesiones de shiatsu duran entre 30 y 90 minutos, siendo la primera sesión más larga porque incluye la valoración del estado de salud del paciente. Se deben comenzar con dos o tres sesiones por semana para después reducirlas a una sesión semanal.

La terapia se comienza en una habitación con una colchoneta a una temperatura agradable y se empleen ropas cómodas.

El shiatsu debe emplearse cuando nos sentimos bien y no hay que esperar a tener grandes molestias para aplicar la técnica.

siatshu

Dentro del shiatsu existen 3 terapias principales.

Shiatsu clásico

También conocido como shiatsu original, consiste en ejercer presión con los pulgares sobre una serie de puntos reflejos que vienen determinados por la propia fisiología del sistema nervioso.

Shiatsu Ken o keiraku

Fundado por el maestro Masunaga, no solo utiliza los pulgares y las manos sino también los codos y las rodillas para su práctica. Trata de distribuir las energías por todo el cuerpo y trata de regular los meridianos para las energías corporales.

Tao shiatsu

Se considera como una evolución de la tipología anterior y trata los pacientes con problemas crónicos.

Aplicaciones del shiatsu

El shiatsu mejora el estado del organismo puesto que relaja, ayuda a reducir tensiones y reduce el estrés tanto físico como emocional, siendo un buen complemento en el tratamiento de:

  • Dolores musculares, de espalda, lumbalgias o ciáticas.
  • Ansiedad, insomnio, depresión, estrés y nerviosismo.
  • Migrañas y cefaleas.
  • Cervicalgias y rigidez de cuello.
  • Reumatismo.
  • Movilidad reducida.
  • Ciáticas.
  • Fatiga y agotamiento crónicos.
  • Desequilibrio emocional.
  • Insomnio y ansiedad.
  • Depresión y estrés.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Trastornos relacionados con la menstruación y menopausia.

Contraindicaciones del shiatsu

Sin embargo, no está indicado en los siguientes casos:

  • Embarazos a partir de los 3 meses.
  • Enfermedades degenerativas y tumores malignos.
  • Hemorragias y lesiones externas.
  • Inflamaciones y afecciones agudas.
  • Infecciones de la piel.
  • Fiebre y epilepsia.

Fuentes

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com