Cómo cambiar tu estado de ánimo usando tu cuerpo

¿Te gustaría aprender a cambiar tu estado de ánimo usando tu cuerpo? Aunque a veces parezca misión imposible salir de un estado de ánimo desagradable, es posible lograrlo. Hoy te enseñaré cómo hacerlo usando tu propio cuerpo.

¿Te levantas a veces de la cama con el pie izquierdo y empiezas el día con mal humor y negatividad? Somos seres humanos; nos mueven las emociones y, por eso, a veces es fácil tener la sensación de ir viviendo en una montaña rusa.

No siempre es fácil desprenderse de un estado de ánimo desagradable. Somos concientes de que sería bueno centrarnos en pensamientos motivadores y positivos para hacerlo. Aún así, aunque lo hagamos, no es suficiente para salir de aquella espiral negativa. Es como si estos sentimientos estuvieran arraigados en nuestro ser como las raíces de un árbol milenario en la tierra.

Cómo sabes, mente y cuerpo están estrechamente conectados y se influyen mutuamente. Cuando estamos cansados y estresados, por ejemplo, se nos bajan las defensas y es más fácil coger una gripe. Cuando nos sentimos felices sucede al revés, estamos llenos de energía y esto fortalece nuestras defensas.

El poder de la mente inconsciente en tu cuerpo y tu salud

Recuerdo cuando, con 25 años, rompí con mi antigua pareja. Estaba siempre triste y deprimida y me cogía la gripe con mucha frecuencia. No era casualidad.

También me acuerdo de cuando, a los 29 años, descubrí el deporte más bonito del mundo, el surf. Pienso con placer en aquellos sábados de invierno, cuando por la mañana iba con ilusión y alegría a coger olas. Recuerdo cómo el agua del mar, frío y salado, entraba en mi neopreno, y de cómo las olas me mojaban violentamente la cara y el pelo. Me sentía tan llena y feliz que ni siquiera me daba cuenta del frío.

Cuando, al cabo de una hora, mis manos y pies estaban completamente congelados, salía del agua, me quitaba el neopreno y me cambiaba rápidamente. Luego me metía en el coche para volver a casa: conducía durante 50 km escuchando y cantando las canciones de Jack Johnson, con el pelo mojado, el sabor de la sal en mi piel y una profunda sonrisa.

Te aseguro que nunca me cogí ni un simple resfriado: mis defensas estaban en su momento de gloria.

Cada estado de ánimo tiene un efecto específico sobre tu cuerpo

¿Magia? No, lo que pasa es que mente y cuerpo se comunican constantemente. Un determinado estado de ánimo tiene un efecto específico sobre tu cuerpo.

Me explico mejor. Si tengo miedo o estoy viviendo una situación peligrosa, mi cuerpo produce adrenalina para enfrentarse a la situación de estrés: mi ritmo cardíaco se acelera, mis pupilas se dilatan y mi respiración se hace más rápida.

Si me siento feliz, mi cuerpo produce serotonina, la famosa hormona de la felicidad, que está implicada en la regulación del apetito, del sueño y del sistema vascular, entre otras cosas.

Cómo afectan las emociones a la fisiología del cuerpo

Las emociones afectan la fisiología de nuestro cuerpo, es decir, tienen influencia sobre las reacciones bioquímicas que regulan nuestro organismo.

¿Cómo influyen las emociones en los órganos del cuerpo?

Este mecanismo no es unidireccional, funciona también al revés: si consigo actuar sobre mi cuerpo (cambiando mi postura, mi forma de andar, mi forma de respirar, mi expresión facial), entonces haré que mi organismo envíe a mi cerebro señales asociadas a este específico estado físico.

Cómo afecta la negatividad a la salud y al bienestar

En otras palabras, actuando sobre mi cuerpo puedo cambiar mi fisiología, determinando así un cambio en mi estado de ánimo.

Aprender a controlar nuestra fisiología es un medio muy útil para poder cambiar nuestro estado emocional, sobre todo cuando no conseguimos cambiar aquellos pensamientos negativos que están muy arraigados en nosotros.

Piensa en un día en el que te sentías triste. Estoy segura de que también tu cuerpo reflejaba esta tristeza.Piénsalo un segundo: ¿Qué postura tenías? ¿Cómo andabas? ¿Y cómo era tu mirada? ¿Cómo respirabas?

Si caminas por la calle y te paras a observar a la gente que pasa, te puedes dar cuenta de su mundo interior simplemente mirando su forma de andar. Si ves a alguien caminando con la mirada hacia el suelo y con los hombros bajos, no emplearás mucho tiempo en darte cuenta de que esa persona no está en su mejor día.

Por el contrario, si te encuentras una persona que camina con los hombros rectos, mirando al frente con la mirada viva y con la sonrisa en su cara, entenderás inmediatamente que se siente bien y con energía. No hacen falta estudios para percibirlo porque es algo natural: el lenguaje no verbal es un reflejo de lo que ocurre en nuestras mentes.

Cómo utilizar tu cuerpo para cambiar tu estado de ánimo

Así que una buena estrategia para salir de esta espiral negativa, que a veces parece atraparnos por completo es reaccionar físicamente.

Cambia tu postura, sal de casa, haz deporte, pon tu música preferida y empieza a bailar, canta, baja y sube las escaleras hasta que tu cuerpo produzca las endorfinas suficientes para romper este estado negativo.

En otras palabras aprovecha de la química del cuerpo humano a tu favor para sentirte de la manera en que realmente quieres sentirte.

Te aseguro que si consigues reaccionar fisicamente, tu estado de ánimo cambiará por completo. Prueba para creértelo.

Una simple sonrisa envía a nuestra mente una señal totalmente diferente respecto a una expresión triste. Una sonrisa altera nuestra fisiología. El hecho de que comiences a sonreír, a moverte, a escuchar una canción alegre, todo eso tiene el poder de cambiar las reacciones químicas de tu cuerpo. Ello que te ayudará a sentirte de manera diferente.

Los beneficios de la risa para la salud y el bienestar

Comments
  1. [email protected]l.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com