Cromoterapia y cronobiología: otras terapias alternativas

En este artículo tratamos sobre otras terapias alternativas a las vistas hasta ahora en el blog. Abordamos la cromoterapia y la cronobiología y veremos en qué consisten ambas terapias.

La cromoterapia

La cromoterapia se trata de un método curativo de algunas enfermedades físicas y psicológicas que se fundamenta en los efectos producidos por los colores en el organismo. Parte de la base de que los colores pueden crear emociones y sensaciones positivas en el organismo.

Se emplean 7 colores en cromoterapia: rojo, naranja, amarillo, verde, turquesa, azul y violeta. Aplicados sobre nuestros chakras o zonas respectivas de la columna producen efectos terapéuticos.

Color rojo. Ubicación coxis

Tiene un efecto estimulante que facilita un correcto funcionamiento del hígado y bronquios. Mejora la anemia y la circulación sanguínea.

Color naranja: en la parte baja del abdomen

Simboliza el amanecer y el tiempo de despertar. Trata problemas urinarios, infecciones urinarias, candidiasis, asma y alergias y elimina el cansancio.

Color amarillo: por encima del ombligo en el estómago.

Simboliza los cambios de estación y tiene un efecto purificante y desintoxicante. Favorece el funcionamiento del sistema digestivo eliminado el estreñimiento y la inflamación abdominal. Es antiséptico y eficaz para tratar las enfermedades de la piel y estimula el cerebro favoreciendo la concentración y los reflejos.

Color verde: en el centro del pecho

Relajante y refrescante. Aumenta la defensa del cuerpo. Es útil en el tratamiento de las fracturas. Ayuda a personas que padecen problemas de corazón porque relaja los nervios.

Color turquesa: corresponde a la garganta, el pecho y el tiroides

Combate infecciones, catarros, refuerza las defensas y ayuda a superar enfermedades del tiroides.

Color azul o índigo: en la frente entre los ojos

Su efecto calmante reduce el dolor, ayuda en el asma, ronquera y faringitis, así como en los trastornos del sueño y en problemas hormonales.

Color violeta: en la parte superior de la cabeza

Calma las migrañas y cefaleas, combate el insomnio y los problemas mentales. Apacigua los miedos, el cólera y los nerviosismos.

La cronobiología

La cronobiología es la ciencia que estudia los ritmos biológicos, su importancia para la salud y los efectos que nos pueden crear. Inciden tanto en su origen, sus características y sus implicaciones.

El funcionamiento del organismo, sus órganos como el cerebro, corazón, pulmones, riñones, hígado, tubo digestivo, glándulas endocrinas, su metabolismo y el sistema nervioso no es constante a lo largo del tiempo, sino que sufre variaciones horarias o estacionales. Así, por ejemplo, si comemos un filete a mediodía no se metaboliza igual que si lo comemos por la noche.

Ritmos circadianos

Los ritmos circadianos son los que varían lo largo del día.

Entre éstos están el volumen de orina producida o la cantidad de hormonas suprarrenales producidas, así se secreta más cantidad de 17-cetosteroides a las 0 y 17 horas del día que en las otras horas. La temperatura febril alcanza su pico máximo a las 18 horas. La tensión arterial tiene un máximo a las 18 horas y un mínimo a las 0 horas.

ciclo circadiano

Ritmos circanuales

Los ritmos circanuales son aquellos que varían sus parámetros a lo largo del año.

Por ejemplo, los leucocitos aumentan en la sangre en diciembre y disminuyen en agosto. Generalmente el metabolismo es mayor en el verano y disminuye en el invierno.

Todas las actividades pasan cada 24 horas por un máximo y un mínimo que no se distribuyen al azar, sino que corresponden a una anatomía en el tiempo y a una estructura temporal. En el periodo de 24 horas, el pico de la hormona que estimula las glándulas coticosuprarrenales puede originar cambios abruptos en el sueño, atraviesan husos horas y provocan alteraciones en el ritmo vigilia-sueño.

Los ritmos biológicos

Los diferentes relojes que regulan los distintos órganos fisiológicos se ajustan al nuevo horario a distintos ritmos originando una falta de sincronización interna.

La disminución del rendimiento durante el tiempo en que el individuo se encuentra interiormente desfasado respecto a los sincronizadores como la luz, la oscuridad y las horas de las comidas que puede tener una importancia crucial en determinados tipos de actividades profesionales como es el caso de los pilotos de aviación, personal médico, enfermeras, trabajadores, etc.

La cronobiología es importante en la administración de fármacos porque los efectos deseados y no deseados de los fármacos aparecen a determinadas horas. En la dieta no es lo mismo comer un filete para cenar que para comer a mediodía.

Incluso existe una dieta cronobiológica para adelgazar basada en el ritmo biológico de nuestro organismo. Se diagraman las 24 horas diarias de cada persona incluyendo los macronutrientes y micronutrientes. Es imprescindible respetar los ritmos biológicos propios y se tienen en cuenta los diferentes cambios hormonales.

El ritmo biológico se repite de forma cíclica cada 24 horas y consta de 2 etapas.

Etapa de regeneración: se produce durante el día. Se sintetizan noradrenalina y dopamina que permiten la activación física e intelectual. Son necesarios los alimentos que contengan dichas hormonas como lácteos, huevo, avena, soya, ajo, carne de ave, soja y almendras.

Etapa de reparación: se produce durante la noche durante la cual se sintetizan las hormonas serotonina y melatonina que favorecen la serenidad y la relajación y deben comerse lácteos, frutos secos, plátano, piña y aguacate, pescados y huevos.

Es una buena ayuda en las dietas para adelgazar porque el metabolismo es variable a lo largo de las horas del día. Por la mañana el ritmo metabólico es más acelerado que por la noche así un filete que se come a mediodía se metaboliza más rápido por el día y cuando se cena engorda más porque el metabolismo es más lento.

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *