Los 10 hábitos de un estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable es aquella forma de vida en la cual la persona mantiene un armónico equilibrio en su dieta alimentaria, actividad física, intelectual, recreación al aire libre, descanso, higiene y paz espiritual.

La práctica correcta y continua de los hábitos saludables beneficia mucho a nuestra salud, alimenta nuestro bienestar e incrementa nuestra esperanza de vida varios años más, lo cual nos ofrece la posibilidad de vivir alrededor de 100 años.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La salud es un estado de máximo bienestar físico, psíquico y social, y no solamente la ausencia de enfermedades“. La salud no es sólo un tema de medicinas, médicos y enfermos, sino que intervienen otros muchos factores.

Principalmente, la salud viene marcada por dos condicionantes: los genéticos que recibimos a través de la herencia genética y unos condicionantes adquiridos y consecutivos a la práctica de hábitos saludables: alimentación, ejercicio físico, sueño, normas de salud mental, etc.

También influye sobre nuestro bienestar el medio ambiente que nos rodea. De esta manera se explica que la contaminación ambiental, de las aguas, de los alimentos y del suelo perjudican seriamente nuestra salud. Se conocen enfermedades hereditarias, como las denominadas enfermedades raras, y otras son mixtas, es decir, enfermedades que combinan las causas genéticas con las ambientales como el cáncer, cardiopatías, etc.

10 hábitos saludables para una vida sana

Se denominan hábitos saludables a una serie de actos repetitivos destinados a la conservación y mejora de la salud personal. Entre los cuales citamos:

1. Mantener una alimentación correcta que aporte un equilibrio nutricional al organismo con suficiente ingesta de hidratos de carbono, lípidos, proteínas, minerales y vitaminas

Una alimentación saludable aporta al organismo suficientes nutrientes para un buen funcionamiento de los órganos corporales y es una eficaz terapia natural para prevenir y curar enfermedades. De esta manera, numerosos autores famosos declararon: Hipócrates “Que tu medicina sea tu alimento y que tu alimento sea tu medicina“. Emanuel Cheraskin “El hombre es una criatura alimento dependiente: Si no lo alimentas morirá. Si lo alimentas incorrectamente, una parte de él morirá“.

2. Práctica continua de ejercicio físico y deporte

El sedentarismo es causa de enfermedades, tales como cardiopatías, cáncer de mama y colon, diabetes, obesidad, osteoporosis y problemas de salud mental.

Una hora de ejercicio físico diario fortalece nuestros músculos y huesos. Potencia nuestro corazón y mejora la circulación sanguínea. Relaja nuestra mente y quema las calorías necesarias para evitar la obesidad.

3. Sostener un ritmo de sueño saludable

Es necesario dormir bien durante un número adecuado de horas, para descansar y generar energías para el desempeño de las tareas del nuevo día. El insomnio (sobre el que hablaré proximamente) es causa de hipertensión arterial, cardiopatías, enfermedades mentales, metabólicas y endocrinas.

4. Mantener unos hábitos higiénicos adecuados

Hábitos higiénicos de aseo personal, vestido y calzado.

5. Disfrutar del tiempo libre

Y hacerlo de una forma eficiente y placentera.

6. Ejercitar la mente

Ejercitarla para que funcione correctamente y evitar el deterioro cognitivo y la aparición de demencias.

Un entrenamiento continuo de nuestras facultades intelectuales con ejercicios que potencien la memoria, la atención, la capacidad de concentración y el aprendizaje de materias nuevas evita o al menos retrasa el deterioro cognitivo y la aparición de demencias.

7. Tomar medidas para mejorar la salud mental, como evitar el estrés, la ansiedad, las depresiones

Es conveniente descargar la tensión nerviosa diaria con técnicas de relajación creativa, desempeño de aficiones como pintura, literatura, lectura o deportes en el tiempo libre y cultivo de amistades, con el objetivo de relajarnos e impedir la aparición de enfermedades mentales.

8. Una buena salud sexual

La práctica de la sexualidad es cardiosaludable (protege al corazón), relaja nuestra mente, mejora los métodos anticonceptivos y evita la aparición de enfermedades de transmisión sexual (gonococia, sífilis).

9. Prevenir en lo posible accidentes domésticos, laborales y de tráfico

Nuestra vivienda habitual y nuestro centro de trabajo deberán reunir unas condiciones de seguridad imprescindibles para evitar accidentes domésticos y laborales. Estas medidas incluyen el acondicionamiento del local, del mobiliario y su localización, de la higiene, de la iluminación y de la sonoridad.

En la planificación de nuestros viajes en automóvil debemos tener en cuenta las normas de seguridad vial y personal para evitar accidentes de tráfico.

10. Evitar el consumo excesivo de alcohol, drogas de abuso (heroína, cocaína, marihuana, etc.), medicamentos y tabaco que son perjudiciales para la salud

Estos desencadenan drogodependencias que intoxican nuestro cuerpo y generan enfermedades, que en numerosas ocasiones pueden ser graves. El tabaquismo es causa de cáncer de pulmón, infartos de miocardio, trombosis cerebrales, etc.

Los 10 hábitos de un estilo de vida saludable

¿Cuál de éstas es tu asignatura pendiente?

Comentarios
  1. Candela
    • Alimentatubienestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *