Cómo desarrollar todo el potencial de tu mente

¿Cómo desarrollar todo el potencial de tu mente? ¿Cuáles son las características de la memoria? ¿Qué sucede cuando estudiamos? Tenemos las respuestas.

desarrollar todo el potencial de tu mente

Hace unos años, mientras estaba tomándome una cerveza con mis amigos, Sonia, la hermana de uno de ellos, que no tendría más de 20 años, nos desafió: “Escribid 30 palabras en un papel y decídmelas. ¿Cuánto os apostáis a qué simplemente escuchándolas una vez, puedo recordarlas todas y, además, en el orden correcto?”.

Seguros de que era algo muy difícil de conseguir, entre todos apostamos una pequeña suma de dinero a que iba a equivocarse. Escribimos 30 palabras, algunas sencillas, otras más complejas o abstractas, y empezamos a jugar. Cogí el papel y empecé a leer en voz alta todas las palabras en el orden en que estaban escritas. La chica cerró los ojos entrando de repente en un profundo estado de concentración. Se creó un silencio absoluto alrededor de ella. Cuando acabé, Sonia abrío los ojos y, con una sonrisa traviesa en la cara, nos dijo: “preguntadme lo que queráis; podéis elegir una palabra de la lista al azar y os diré en qué posición de la lista se encuentra. También podéis preguntarme por un número y os diré qué palabra tiene asociada”.

Incrédulos empezamos a preguntar. Lo que a primera vista parecía una apuesta fácil de ganar, se transformó en algo que empezó a romper nuestras certezas y seguridad. Sonia contestó al instante a cada pregunta, acertando y dejando en nuestra cara una expresión de asombro y de admiración. Acabó repitiendo todas las palabras en el orden correcto, desde la número 1 hasta la número 30, especificando, además, las que le habíamos pedido y las que no.

Mientras recogía el dinero de la apuesta, con la satisfacción de quien le gana a alguien mayor, Sonia nos dejó a todos desconcertados, con las ganas de conocer aquello que parecía truco de magia. “No es magia” contestó. “Solo he utilizado una técnica de memorización”.

Aquella noche mi vida cambió: descubrí que es posible desarrollar todo el potencial de la mente más allá de lo que nos suelen enseñar en el colegio, instituto o universidad. Aquella noche descubrí por primera vez que existen técnicas antiguas que utilizaba hasta el mismísimo Cicerón para memorizar sus discursos, técnicas que nos ayudan a desarrollar una memoria extraordinaria. O, mejor dicho, nos ayudan a utilizar nuestra mente de una forma más efectiva, sacándole el potencial que desconocemos.

A partir de aquel día empecé a investigar sobre el tema. En este artículo quiero compartir contigo algunas de las cosas que descubrí, que me empujaron a formarme en este sector y que me dieron la oportunidad de revolucionar mi forma de estudiar y de aprender, de ahí en adelante.

Características de la memoria

En estos últimos años han aparecido muchos trabajos científicos que estudian el funcionamiento de la memoria. Uno de los que más me llamó la atención, fue el del equipo del Doctor Martin Dresler, del Donders Institute for Brain Cognition and Behaviour de Nijmegen.

El objetivo de este estudio era entender mejor el funcionamiento de la memoria. Para hacerlo se analizaron dos grupos de personas: un grupo de gente con una memoria normal y corriente y otro, compuesto por los campeones de las competiciones de memoria a nivel mundial. Este estudio destacó que éstos, respeto a los demás, utilizan algunas partes del cerebro que involucran la memoria visual, la espacial y la respuesta emocional (hipocampo y amígdala). Dicho de otra manera, no tenían una mente diferente sino que la utilizaban de manera diferente. A partir de estos descubrimientos, tenemos una visión más clara de lo que significa tener una buena memoria.

Se puede afirmar que la memoria tiene tres características fundamentales.

Es visual

Nuestra mente transforma rápidamente palabras y pensamientos en imágenes. Ésta es la razón por la que es más fácil recordar una película que un libro; también es más sencillo recordar la cara de una persona que su nombre cuando nos la presentan por primera vez. De hecho, los expertos afirman que el 83% del potencial de la memoria es visual.

Es asociativa

Nuestra mente crea continuamente asociaciones entre una información y otra. Ésta es la razón por la que a menudo una canción nos recuerda una experiencia específica o por la que una fragancia nos recuerda a una persona.

Es emocional

Las experiencias que causan fuertes emociones crean recuerdos muy claros y a largo plazo. De hecho, no se nos olvidan momentos significativos de nuestra vida, como el nacimiento de nuestro hijo, el día de nuestra boda, el primer beso, etc.

¿Qué sucede cuando estudiamos?

Normalmente solemos utilizar libros y apuntes que cuentan con muchas palabras sin imágenes. Además, las horas dedicadas a leer y a memorizar suelen ser monótonas, aburridas y sin duda, desprovistas de emoción. Por lo tanto, utilizamos sólo una de las tres características de la memoria: la asociativa. De modo que no le estamos sacando a la mente todo su potencial.

Los últimos estudios sobre neuroeducación, la disciplina que estudia cómo aprende el cerebro, ponen en duda las metodologías tradicionales de enseñanza y evidencian cada vez más que el cerebro necesita emocionarse para aprender. Parafraseando a Francisco Mora, doctor en Medicina por la Universidad de Granada y doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford, hay que rediseñar la forma de enseñar, creando nuevas estrategias que el profesorado pueda utilizar para despertar la curiosidad de sus alumnos. La curiosidad es la clave para abrir la puerta de las emociones ya que sin emoción no hay aprendizaje.

Las técnicas de memorización hacen hincapié en este aspecto, centrándose no sólo en la parte asociativa de la memoria, sino y sobretodo, en la visual y emocional. Así es cómo funcionan, por ejemplo, los mapas mentales creados por el sociólogo inglés Tony Buzan.

Esta técnica utiliza palabras clave, colores y dibujos que transforman la toma de apuntes en un proceso creativo, de manera que se ponen de manifiesto las tres características de la memoria antes mencionadas: visual, asociativa y emocional.

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.

Te estarás preguntando cuál sería la técnica que utilizó Sonia para memorizar las 30 palabras. Utilizó el “casillero mental”, basada en una herramienta muy antigua: la conversión fonética. Esta técnica, a la que contribuyó el famoso filósofo y matemático Gottfried Leibniz, consiste en asociar un número con una o varias letras. De esta manera es posible transformar cualquier número (información abstracta) en palabras (imágenes), creando recuerdos visuales y entonces más claros. Es posible memorizar fácilmente fechas históricas, números, fórmulas (de matemáticas, física y química), partituras musicales, listas y conceptos claves de un texto.

A menudo se habla de personas superdotadas, de personas con una gran memoria como si se tratara de un don innato. Esto fue lo que pensé acerca de Sonia aquella noche, pero me equivocaba: las grandes mentes se educan y se entrenan.

Las técnicas de memorización ofrecen un método muy efectivo para conseguirlo y para que el estudio se convierta en una tarea más dinámica y agradable.  ¿Qué pasaría si desde el colegio “aprendiéramos a aprender” de manera diferente? ¿Cómo cambiaría la actitud de los niños frente al estudio? Sin lugar a duda sería una grande revolución.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com