fbpx

Las nuevas y prometedoras terapias en medicina II

Ésta es la segunda entrega relacionada con las nuevas terapias en medicina. En la primera hablé de la Terapia génica, la Terapia regenerativa con células madre y de la Bioimpresión de tejidos en 3 dimensiones.

prometedoras terapias en medicina

En este artículo voy a describir dos novedosas terapias que revolucionarán el tratamiento del cáncer, enfermedades autoinmunes, alergias como la inmunoterapia o terapia con linfocitos T modificados o con anticuerpos monoclonales, etc.

Las lentillas biónicas son una nueva modalidad de lente que se coloca en el globo ocular y mejora mucho la visión de todos los problemas que afectan a la agudeza visual como miopía, hipermetropía, astigmatismo y vista cansada, sustituyendo a las actuales gafas y lentillas.

La inmunoterapia

La inmunoterapia es una técnica biológica que se basa en la estimulación de nuestras defensas naturales para combatir enfermedades cómo el cáncer, las enfermedades autoinmunes, las alergias, etc. Utiliza anticuerpos, complementos biológicos y células como linfocitos T fabricados en nuestro organismo o en un laboratorio para potenciar nuestro sistema inmunológico y combatir la enfermedad objeto de tratamiento.

La inmunoterapia es uno de los mejores y más eficaces tratamientos para combatir el cáncer y su mecanismo de acción consiste en:

  • Ayudar al sistema inmunitario a que funcione mejor para destruir las células cancerosas.
  • Detener o retrasar la producción y el crecimiento de las células cancerosas.
  • Impedir que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo.

Tipos de inmunoterapia

Anticuerpos monoclonales: los anticuerpos son proteínas que el cuerpo produce para combatir los gérmenes causantes de enfermedades infecciosas y proteínas específicas de las células cancerosas.

Otro tipo de anticuerpos monoclonales actúan liberando los frenos para que se puedan destruir tipos de células cancerosas, así como las vías PD1/ PD-L1 y CTLA- 4 o “puntos de control inmunitarios” son cruciales para la capacidad del sistema inmunitario de controlar el crecimiento del cáncer.

En el tratamiento contra el cáncer debemos bloquear los puntos de control inmunitario mediante los inhibidores de los puntos de control inmunitarios. Cuando el sistema inmunitario encuentra al cáncer puede detener o desacelerar este.

Los siguientes anticuerpos monoclonales son inhibidores de los puntos de control inmunitarios: ipilimumab, nivolumab, penborlizumab, avelumab, atezolizumab.

Ensayos clínicos demuestran que pacientes con cáncer de pulmón metastásico han remitido con estas terapias.

Inmunoterapias no específicas que ayudan al igual que las terapias no monoclonales a que el sistema inmunitario destruya las células cancerosas. Se administran al mismo tiempo o después de otro tratamiento de cáncer como la quimioterapia y la radioterapia.

Interferones: ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer y pueden desacelerar el crecimiento de células cancerosas. Un nuevo interferón se llama interferón alfa que es el más usado para el tratamiento del cáncer.

Las interleuquinas ayudan al sistema inmunitario a producir células para combatir el cáncer. Una interleuquina elaborada en el laboratorio llamada interleuquina IL2 o aldesleuqina o Proleukin se usan para tratar el cáncer de riñón, el melanoma y el cáncer de piel.

Terapia con virus oncolíticos. Son unos virus modificados genéticamente para que no puedan infectar al individuo al que se suministran como terapia. Primero el médico inyecta el virus en un tumor que luego ingresa en las células cancerosas y se reproduce dando lugar a la explosión y muerte de las células cancerosas que liberan luego los antígenos y el virus no ingresa luego en las células sanas.

En el año 2015 la Agencia de administración de medicamentos de EEUU probó el caso .Se modificó genéticamente el herpesvirus causante de herpes labiales para inactivarlo y se inyectó en las áreas de melanomas que el cirujano no puede extirpar, se observaron magníficos resultados de destrucción de todas las células cancerosas del paciente y de remisión de todas las metástasis.

inmunoterapia contra el cáncer

Fuente https://www.agenciasinc.es/Multimedia/Infografias/Liberar-a-las-defensas-dormidas-la-nueva-tactica-frente-a-los-tumores

Terapia con células T que son células inmunitarias que combaten la infección. Algunas células T proceden de la sangre del propio paciente que son modificadas en un laboratorio donde se añaden receptores que permiten que las células T reconozcan a las células cancerosas. Este tipo de células T se denomina células T con receptores de antígenos quiméricos.

La inmunoterapia para las enfermedades autoinmunes: en España hay 3 millones de personas afectadas por enfermedades autoinmunes que palian sus síntomas con un tratamiento basado en antiinflamatorios, analgésicos sin observarse ninguna curación definitiva. Las enfermedades autoinmunes generan una respuesta inmunitaria anormal en la que nuestro organismo reconoce como extrañas a células normales y las destruyen, hasta incluso que personas afectadas por este tipo de patologías tienen varias enfermedades autoinmunes, así por ejemplo es normal encontrar un enfermo de artritis reumatoidea con tiroiditis de Hashimoto y anemia hemolítica autoinmune.

La inmunoterapia telerogénica reeduca y regula el buen funcionamiento de las células inmunes devolviéndolas su nivel normal de tolerancia. Este tratamiento se hace usando células dendríticas autólogas del propio paciente que en lugar de inmunodeprimir los linfocitos los regulan indicándoles cuales son los antígenos que tienen que atacar.

Las células dendríticas son extraídas de la sangre del paciente mediante una extracción selectiva. Se envían al laboratorio para extraer sus exosomas y se modifican.

Investigadores de la universidad de Pensilvania (USA) han diseñado linfocitos modificados capaces de eliminar las células inmunitarias responsables de causar las enfermedades autoinmunes dejando intacto el resto del sistema inmunitario. Los linfocitos del paciente se modifican genéticamente para que produzcan receptores de superficie llamados receptores de antígenos quiméricos que se unen a las células inmunitarias que producen destrucción de células y tejidos normales de nuestro cuerpo destruyéndolas e impidiendo que éstas ataquen los tejidos sanos.

Demostraron su eficacia tratando un caso de pénfigo vulgar en ratones. Esta enfermedad se produce porque se generan autoanticuerpos contra el factor de adhesión a los queratinocitos desmogleína 3 generando ampollas en la piel y mucosas que luego se rompen y ulceran. Los investigadores modificaron linfocitos T a los que diseñaron un receptor quimérico de autoanticuerpos uno para la desmogleína 3 y otro para los receptores CD137-CD3. Introdujeron estos linfocitos T en los ratones y observaron una notable mejoría porque ya remitían los síntomas del pénfigo, los ratones no formaban ampollas ni úlceras en su piel y mucosas y además se destruyeron los linfocitos B autoreactivos que eran los causantes de la enfermedad.

Las lentillas biónicas

Se trata de unas lentillas que mejoran mucho la visión del sujeto afectado, hasta incluso 3 veces más que las lentillas normales y solucionan problemas como la miopía, el astigmatismo y las cataratas y se pueden adherir al globo ocular en una sencilla operación de 8 minutos de duración. Nos permiten ver una mejor imagen tridimensional de nuestro entorno real y son una alternativa eficaz para las gafas y lentillas normales.

Estas lentillas permitirían una visión mucho mejor que las personas con agudeza visual normal, es decir nos permitirían leer a 60 pies lo que una persona normal lee a 20 pies.

Todas las personas mayores de 25 años pueden operarse mediante esta sencilla operación de 8 minutos de duración donde las lentillas se insertan en forma de solución líquida y se despliegan para adaptarse al globo ocular.

 

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com