Cómo eliminar tu energía negativa en 3 simples pasos

Eliminar tu energía negativa es una práctica que te ayudará a aligerar esos estados internos que no alimentan tu bienestar.

Muchas de las veces estos sucesos nos llevan a ocupar nuestros pensamientos por un largo tiempo sin conseguir encontrar una solución efectiva. Incluso en innumerables ocasiones consiguen invadirnos de tal manera que nos hacen sentir mal con nosotros mismos desatando todo tipo de sentimientos.

Hoy quiero mostrarte un ejercicio simple que te ayudará a aliviar este tipo de estados y a ir mejorándolos poco a poco para cambiar, de manera que no te generen tanto daño.

Pero antes, déjame contarte una pequeña historia que conocí hace algún tiempo:

Un abuelo le dijo a su nieto: Hijo mío, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos.

Uno es malvado: Es la ira, la envidia, el rencor, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego.

El otro es benévolo: Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humildad, la bondad, la empatía, la verdad.

El niño se quedó pensativo y le preguntó: Abuelo, ¿y qué lobo gana? A lo que el anciano respondió: Aquél al que más alimentas.

Estoy seguro que esta historia te ayudará a comprender un poco cómo nos influyen nuestros pensamientos y sentimientos. Espero que comiences a darles la importancia que consideres oportuna.

Ejercicio para eliminar tu energía negativa (switch, cambio o tristrás)

Este ejercicio te lo podrás encontrar en distintos libros y manuales de diferentes maneras, como práctica del switch, cambio o tristrás. Aquí te lo presento de una manera muy simple y no te llevará más de diez minutos. Memoriza cada paso antes de ponerlo en práctica.

Para realizar ésta práctica necesitamos tres ingredientes: una experiencia negativa que queremos cambiar, una experiencia positiva y, por último, una actividad a realizar para desconectarnos del ejercicio.

La experiencia negativa

¿Qué es eso que te molesta en exceso? Aquello que te ocupa o te preocupa en estos momentos y que desearías cambiar. Eso que te irrita, que te altera o que no soportas cada vez que te sucede. ¿Qué es lo que te hace perder el control? ¿Es una situación externa a ti o por el contrario son tus pensamientos internos o tus miedos y temores los que te están bloqueando? ¿Cuál es esa experiencia que te está afectando y quieres cambiar? ¿La tienes?

La experiencia positiva

Busca en tu vida esa experiencia que cada vez que piensas en ella o que la realizas te hace sentir pleno y feliz. Seguro que tienes más de una. ¿Qué es aquello que te hace perder la noción del tiempo en tu vida? No se… pasear por el monte o por la playa, nadar, realizar tu deporte o Hobby favorito, abrazar a tu pareja… Busca aquello que realmente te llena de plenitud. ¿Ya lo tienes?

La tarea de desconexión

Ahora busca una actividad que vas a realizar para desconectarte de las dos partes anteriores, para dejar de pensar en ello. Puede ser ponerte a hojear un libro, salir a pasear, ponerte a limpiar, llamar a un amigo… cualquier cosa que se te ocurra que vas a realizar a continuación. ¿Ya lo tienes?

Comenzamos el ejercicio

Ponte cómodo, haz tres respiraciones profundas y cierra tus ojos. Relájate.

Cómo eliminar tu energía negativa

Imagina que estás sentado en una butaca de cine y tienes frente a ti esa pantalla gigante. Entre la pantalla y tú existe un cristal blindado para que todo lo que ocurra dentro no pueda afectarte.

Ahora imagínate que esa experiencia negativa que deseas cambiar está sucediendo en esa pantalla como si fuera una película que estas observando. Tú formas parte de las escenas de esa película como un personaje más. ¿Qué es lo que está ocurriendo? ¿Qué ves? ¿Cuál es el diálogo que tienen los personajes de la escena? ¿Y cuál es el dialogo que tiene tu personaje? Visualiza toda la escena intentando mantener tus sentimientos al margen de la situación.

Simplemente observa lo que sucede durante el tiempo que creas conveniente.

¿Ya?

Ahora, mientras estás en esa experiencia negativa, abre una pantalla pequeñita con la experiencia positiva en una esquina de esa pantalla gigante. Comienza a visualizar la escena positiva en esa pantalla pequeñita. ¿La tienes? Observa como esa experiencia positiva se va acercando más y más a la vez que la negativa se va haciendo más y más pequeña y se va alejando hasta desaparecer por completo. Es como cuando activamos el zoom en una imagen: nos la acerca o aleja a la velocidad que deseamos.

Ahora tienes la experiencia positiva al frente de ti ocupando toda esa pantalla gigante. Visualiza la escena que estás viviendo en este momento. ¿Qué ves? ¿Qué sonidos escuchas? ¿Qué te dices a ti mismo? ¿Cómo te sientes dentro de esta escena de tu vida? Empápate bien de todos estos sentimientos y todas estas emociones por el tiempo que creas oportuno. Imprégnate de todo el bienestar que te produce esta experiencia positiva… date tu tiempo.

¿Ya? Ahora abre tus ojos.

Desconéctate del ejercicio. Ponte a realizar esa tarea que tenías prevista. Quizás al principio te cueste un poco aunque con la práctica te resultará cada vez más fácil. Nuestro cerebro aprende muy rápido. Es cuestión de entrenarlo.

El peligro de este ejercicio reside en traer de nuevo a nuestra mente la escena negativa después de la positiva. Esto generaría un bucle y seguiríamos enlazando las dos experiencias con lo cual el resultado sería nulo. Se trata de cambiar el estado interno que nos producen esa experiencia que nos está haciendo sentir mal. Los Recuerdos no los podemos borrar de nuestra mente pero lo que sí podemos modificar son los sentimientos que nos generan esos recuerdos.

Realiza el ejercicio un mínimo de 5 veces al día durante varios días. Si lo haces alguna vez más mejor. Se trata de entrenar nuestra mente. Cuando lo hayas practicado varias veces recuerda tu escena negativa de nuevo. Observa y comprueba tus sentimientos: ¿ha cambiado tu estado cuando recuerdas esta escena? Estoy seguro de que sí.

Este ejercicio ha ayudado y está ayudando a miles de personas a aligerar sus experiencias negativas y recargarse de energía positiva. Seguro que te será de gran ayuda si lo pones en práctica cada vez que tengas una situación negativa en tu vida.

Nunca cambiará tu vida si no cambias algo que haces a diario.
El secreto de tu cambio se encuentra en tu rutina diaria.
(John C. Maxwell)

Imagen Positivo / negativo de Shutterstock

Comentarios
  1. Lobo del aire
  2. Manuel
    • Juan Carlos Fernandez
  3. Raquel
    • Juan Carlos Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *