Medidas para prevenir el cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón consiste en la invasión maligna de células cancerosas en los tejidos pulmonares. Es muy agresivo y si no se detecta muy precozmente produce metástasis en otros órganos como el cerebro, el hígado, las suprarrenales y los huesos.

Estudios estadísticos de la Sociedad Española de Oncología Médica o SEOM nos muestran que a nivel mundial el cáncer con mayor incidencia es el de pulmón (13%), el de mayor mortalidad también es el de pulmón (19,4%) y el de mayor prevalencia a 5 años mama (19,2%).

A nivel nacional, en los hombres presenta mayor incidencia o número de casos nuevos el cáncer de próstata (21,7%), la mortalidad más elevada el de pulmón (27,4%) y la prevalencia a 5 años para el cáncer de próstata es 31,4%.

En las mujeres españolas el cáncer que presenta mayor incidencia o número de casos nuevos es el de mama (29%), mortalidad el de mama (15,5%) y prevalencia a los 5 años el de mama( 40,8%).

Tipos de cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón de células no pequeñas

Se asocia al tabaco, a la exposición al radón y al resto de los factores de riesgo mencionados a continuación.

Es un carcinoma de las células epiteliales y mucosas de los pulmones y se conocen los siguientes tipos: carcinoma epidermoide, adenocarcinoma, carcinoma de células grandes y carcinoma escamoso.

Cáncer de pulmón de células pequeñas

Se presenta en personas que fuman o dejaron de fumar cigarrillos y se halla localizado en las células neuroendocrinas del pulmón.

Factores de riesgo del cáncer de pulmón

Tabaco: es la principal causa ya que el humo del tabaco por su elevada concentración en carcinógenos va a producir un crecimiento anormal y cambios en las células pulmonares tanto en fumadores como en no fumadores.

Los fumadores pasivos o personas que inhalan el humo del tabaco aunque no fumen tienen un riesgo elevado de contraer el cáncer de pulmón.

Marihuana: los cigarrillos de marihuana tienen más alquitrán que los del tabaco, el humo se inhala profundamente y se retiene en los pulmones durante más tiempo.

Polvos de talco: debido a su contenido en amianto, que provoca cáncer de pleura; es frecuente en mineros y molineros de talco.

Agentes profesionales causantes de cáncer en el trabajo como el arsénico, el cloruro de vinilo, los cromatos de níquel y los productos derivados del carbón, el gas de mostaza y el asbesto que es un cristal semejante al cabello que se halla en industrias de aislantes o materiales de construcción.

Efectos del radón: se trata de un gas radiactivo que se halla en las rocas y en el suelo que es invisible e inodoro y se mide con unos aparatos detectables de los niveles de radón que venden en las ferreterías.

La contaminación ambiental, aunque ofrece menor riesgo que el tabaco y la contaminación profesional por polvos o minerales dañinos para los pulmones.

Enfermedades como las tuberculosis y neumonías y el SIDA cuando dejan como secuelas inflamaciones crónicas de los pulmones y cicatrices.

Predisposición genética: se sabe que el cáncer de pulmón se produce por mutaciones del ADN que los hacen inactivos a los genes supresores de tumores. Algunas personas heredan genes mutados de sus padres.

Alimentación pobre en antioxidantes contenidos principalmente en las frutas y verduras y rica en ácidos grasos saturados, azucares y sal.

Sedentarismo o falta de ejercicio físico.

Factores para prevenir el cáncer de pulmón

Son aquellos que aminoran los efectos perjudiciales de los factores de riesgo.

Evitación y cese del hábito de fumar tabaco: estudios de investigación epidemiológica demuestran que el tabaquismo es la causa del 85% de los casos de cáncer de pulmón. Se debería tratar a los fumadores con un tratamiento de deshabituación al tabaco mediante un entrenamiento piscológico-mental en el cual el paciente analice y tome conciencia de su problema y se decida a cambiar de hábitos con firmeza. Control médico y tratamiento farmacológico contra la adicción a la nicotina mediante parches y algunos fármacos como la vareniclina y el bupropión.

Si eres fumador y quieres dejar de serlo, te puede interesar:
Dejar de fumar: motivos, efectos, fases, claves psicológicas…

Políticas contra el tabaquismo: elaboración de normas legislativas contra el consumo de tabaco, reducción del acceso de los menores a los productos del tabaco, campañas de publicidad en prensa, televisión, libros contra el consumo de tabaco y encarecimiento del tabaco.

Prohibición de fumar en centros públicos, laborales, hospitales, etc. como una medida eficaz para combatir la exposición pasiva al humo del tabaco que perjudica de manera considerable la salud.

Prevención de la exposición ocupacional a los carcinógenos pulmonares: la exposición laboral a los minerales carcinógenos pulmonares favorece la aparición del cáncer de pulmón en los trabajadores expuestos. Se combate con medidas de protección individual como mascarillas o colectivas como filtros y depuradores del aire en los centros de trabajo que son aparatos que se encargan de eliminar las partículas dañinas del aire ambiental.

Evitar la exposición continua a los ambientes contaminados por radón y a las localidades con altos índices de contaminación ambiental. Es preferible vivir en localidades que contengan abundantes zonas verdes porque ofrecen un aire más limpio y oxigenado.

Plan de alimentación rico en verduras y frutas antioxidantes y anticancerígenas tales como el brócoli, las coles, la lombarda, la coliflor, los hongos y setas, los frutos rojos, los cítricos, la granada, la chirimoya, la manzana y las uvas moradas.

Ejercicio físico constante y regular y si paseamos por zonas verdes oxigenadas mucho mejor (senderismo, montar en bicicleta…). Estudios de investigación demuestran que las personas que practican ejercicio físico con constancia tienen menos riesgo de contraer cáncer de pulmón.

Prevenir el cáncer de pulmón

Haz clic en la imagen para verla a mayor tamaño en la web de InfoCáncer México

Síntomas, diagnóstico y tratamiento del cáncer de pulmón

Síntomas del cáncer de pulmón

Los síntomas principales son dolor en el tórax y tos expectorante de mucosidad y sangre.

Otros síntomas son debilidad, fatiga, pérdida de peso y apetito, ronquera, hinchazón de cara y cuello, sensación de falta de aire o disnea y un silbido en la respiración. Infecciones pulmonares recurrentes.

El cáncer de pulmón puede ser asintomático al principio, siendo necesario diagnosticarlo mediante pruebas de detección precoz.

Diagnóstico del cáncer de pulmón

  • Radiografía simple de tórax: es la primera prueba diagnóstica que pide el médico al paciente.
  • TAC o tomografía axial computarizada: se está demostrando que puede ser útil para su detección precoz y su diseminación al resto del cuerpo.
  • Endoscopia bronquial o fibrobroncoscopia: permite tomar una muestra bronquial para su estudio anatomopatológico mediante biopsia.
  • Citología de esputo para analizarlo y apreciar las células tumorales.
  • Biopsia de una porción de tejido pulmonar sospechoso.

Tratamiento

  • Cirugía mediante la extirpación de un pulmón completo, un lóbulo o una porción pulmonar.
  • Radioterapia y quimioterapia como tratamientos complementarios a la cirugía para evitar metástasis y en los casos de carcinoma pulmonar con metástasis.

 

 

Fuentes

Imagen Fumador junto a pulmones dañados de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *