fbpx

Protocolo en la mesa: Reglas básicas para ser un buen invitado y anfitrión

Protocolo en la mesa: reglas básicas para un buen invitado y anfitrión

Continuamos con la serie sobre Protocolo en la mesa, hoy centrados en las reglas básicas para un buen invitado y algunas recomendaciones para ser un buen anfitrión.

Puedes leer el resto de artículos sobre Protocolo en la mesa aquí:

En cualquier compromiso protocolario, tan importante es saber cómo organizarlo, siendo el anfitrión, como estar invitado. Para esto existen una serie de normas sociales, protocolarias o de etiqueta según se dé el caso, que exponemos a continuación.

 

Reglas básicas para ser un buen invitado/a

Comportamiento en la mesa

Nunca se pasa al comedor hasta que no hayan entrado las personas de mayor representación, y si hay anfitrión, ésta es la primera persona que pasa y se sienta.

Buscaremos nuestro puesto por la indicación de las tarjetas con nuestro nombre.

Al pasarnos las fuentes durante la comida o la cena, hemos de servirnos deprisa, y al terminar el plato deben quedar los cubiertos en sentido perpendicular y paralelos entre sí.

No se empieza a comer hasta que lo haga el anfitrión. Tampoco es correcto levantarse de la mesa si el anfitrión no lo ha hecho.

Regalos

Flores

Si es la primera invitación y no existe una confianza grande con los anfitriones, se envían flores al día siguiente del convite, agradeciéndolo con una tarjeta. Si no lo es, sí resulta apropiado obsequiar con unas flores.

Chocolates

Es el mejor regalo que se puede ofrecer a una familia donde hay niños.

Botellas

No es correcto regalar botellas a no ser que estén muy interesados los anfitriones o bien se trate de algún familiar nuestro.

Dar las gracias

Se agradecen siempre todas las invitaciones, excepto bodas, bautizos y cóctel.

Si se envían flores al día siguiente del convite, se dan las gracias con una tarjeta adjunta al regalo o bien se llama por teléfono agradeciendo el banquete.

Puntualidad

En un banquete, como mucho, podremos retrasarnos de 8 a 10 minutos.

Si se prevé el retraso, se llama siempre al anfitrión de la fiesta, comunicando la hora de llegada.

Si no se puede asistir por cualquier imprevisto, se ha de avisar siempre con suficiente antelación

Tarjetas de Visita

Si en cualquier momento que vamos a ver a algún amigo o persona conocida a su casa, está ausente en esos instantes, dejaremos a la persona que nos reciba una tarjeta escrita con nuestro nombre y unas letras indicando el asunto por el que hemos estado.

Las tarjetas de visita también se usan para los pésames, con la parte izquierda doblada.

Suelen mandarse cuando se envían flores o algún regalo, agradeciendo en ella el motivo por el que hacemos el envío.

Varios consejos de protocolo para ser un buen invitado

  • No hay que llevar nunca sin avisar previamente, ni niños ni animales.
  • No hay que separar la silla de la mesa y empezar a imprimir un movimiento de vaivén.
  • No se ha de ayudar cuando nos sirven acercando el plato o la copa, ya que podría producirse una situación comprometida.
  • Si cae un cubierto al suelo, no hay que agacharse a recogerlo si hay personal de servicio.
  • Hay que observar la cantidad de comida que se sirvan los demás comensales, para servirnos la misma cantidad.
  • Si hay algún alimento que se desconoce o que no es de nuestro agrado, se ha de coger sólo una pequeña cantidad.
  • Hay que pedir las cosas; no se ha de pasar por delante de los otros comensales para cogerlas.
  • No se han de utilizar los propios cubiertos para servirse.
  • No se ha de insistir en querer ayudar, si la negativa de los anfitriones es convincente.

 

Recomendaciones para ser un buen anfitrión

Las normas sociales no son unos puntos que solo deban saber personas de alta posición social. Son maneras que hacen más virtuoso al hombre. No es un tópico que persiga el «quedar bien», sino que son costumbres que hacen más agradable la convivencia.

Las invitaciones

Saber invitar correctamente es planificar el momento del almuerzo o cena, sabiendo cuántas personas asistirán y comunicarlo con antelación a nuestros invitados.

El anfitrión necesita saber el número de comensales para poder organizar de la mejor manera posible todos los preparativos:

  • Ocho días de antelación: Son los previstos para anunciar un banquete a un grupo reducido de personas; por ejemplo, de 4 a 6.
  • De 15 a 18 días: Será el tiempo previsto para avisar a un grupo de 10 a 14 personas.
  • Llamadas telefónicas: Se realizan cuando invitamos a miembros del Gobierno, banqueros, empresarios…
  • Personas de confianza y familiares: No existe ningún tipo de norma protocolaria para invitar a amigos o familiares, simplemente hacerlo con el tiempo necesario para organizarlo bien.

Sitios en la Mesa

En cualquier almuerzo o cena protocolaria hay que actuar con una serie de normas sociales que tradicionalmente se viven entre miembros de embajada, Gobierno, Casa Real, etc.

Si el grupo invitado es numeroso, tiene que haber un plano en la mesa a la entrada del comedor para que cada uno vea su sitio, además de tener la correspondiente tarjeta en la mesa con el nombre y algún anagrama (escudo familiar…).

El sitio de preferencia puede colocarse en alguna cabecera o en medio de la mesa. Siempre estará de frente a la puerta de entrada al comedor.

A la derecha de la anfitriona se situará el señor de más representación y a la izquierda otro caballero que tenga el segundo grado de representación.

Si hay anfitrión en el almuerzo, se sentará enfrente de la anfitriona. A la derecha del señor de la casa se colocará la esposa del caballero más representativo invitado y a la izquierda la que siga en grado de importancia.

Debe evitarse siempre poner dos señoras juntas. Sin embargo, podríamos salvar el número impar de invitados situando a dos señores juntos.

El aperitivo

Suele tenerse en un salón y puede tomarse de pie o sentado, depende de la amistad que se tenga con los invitados.

Ha de ser ligero, 2 ó 3 cosas fáciles de tomar con la mano, algunas bebidas alcohólicas y otras sin alcohol, zumos naturales y otros refrescos. Es muy importante recordar que los alimentos que se ofrecen no deben manchar las manos. Las servilletas siempre serán de tela y pequeñitas.

Cuando no haya suficiente amistad con los invitados, servirá las fuentes y las bebidas una persona del servicio. En cambio, cuando hay confianza, la persona anfitriona puede ofrecer el aperitivo dejando aparte las bandejitas una vez que se han servido, nunca sobre la mesa del aperitivo. El anfitrión servirá las bebidas.

Se pasa al comedor cuando la persona de servicio avisa a los anfitriones y abre la puerta del comedor. Cuando se han introducido todos, cierra la puerta, que será abierta de nuevo después del almuerzo.

Café y tabaco

El café se tomará siempre en un salón aparte del comedor y es más protocolario tomarlo de pie. Lo van pasando las personas del servicio al mismo tiempo que se ofrecen los licores. Si no hay servicio comienza a ofrecerlo la anfitriona y después pueden continuar los invitados a servirse ellos mismos.

Nunca se fuma en la mesa hasta después del postre y la conducta más social es no fumar hasta el momento del café. Entonces se ofrecerán cigarrillos y puros.

Dar las gracias

Los regalos que se reciben con motivo del banquete que hemos organizado, se agradecen con una tarjeta o bien por llamada telefónica.

Qué hacer ante los retrasos

Se da un tiempo de cortesía, de 8 a 10 minutos, y si en ese tiempo no ha llegado el invitado, se espera 45 minutos o 1 hora como máximo sin retirar el servicio. Se aparta la silla prevista en el almuerzo o cena para esa persona.

Si un invitado llega en el momento en que se está sirviendo el segundo plato, se le incorpora amablemente, aumentando la ración si lo desea, pero nunca se le ofrecerá el primer plato por delicadeza a los demás.

Si una persona llega al postre, se le invita a añadirse a él y le sugerimos que al terminar el banquete se le pasará una bandeja con la comida. En este caso, la bandeja se pondrá en otra mesa y se le consultará a algún invitado si desea acompañarle.

Formas de vestir

Los anfitriones del banquete siempre tienen que advertir en las invitaciones si el ágape es de etiqueta: traje largo, smoking, etc.

Si no se ha pensado en esta forma de vestir, se señalará en las tarjetas «informal».

En cuanto al guardarropa, si el número de invitados es muy amplio, debe preverse el improvisar uno. Se pueden alquilar percheros con ruedas y colocarlos en una habitación cercana a la puerta de entrada.

Varios consejos de protocolo para ser un buen anfitrión

  • Hay que tener a punto cubiertos de recambio, por si es necesario.
  • Hay que asegurarse de que copas, platos y cubiertos están limpios y relucientes.
  • Se tiene que observar si a algún invitado le hace falta alguna cosa.
  • Es necesario tener a punto analgésicos, digestivos y algún producto para quitar manchas.
  • En el baño se ha de tener colonia fresca, peines limpios, papel higiénico, toallas de recambio y pañuelos de papel.
  • Si en un momento determinado hay una conversación que se puede convertir en una discusión, hay que procurar cambiar de tema antes de que sea demasiado tarde.
  • Se debe de estar el máximo de tiempo en la mesa, ya que su presencia es importante.
  • En caso de que haya personal de servicio, y si hubiese algún fallo, hay que quitarle importancia. Nunca hay que advertir al servicio delante de los invitados.
  • En caso de que algún invitado haga alguna incorrección, se ha de disimular, procurando distraer la atención del resto de los invitados.
  • No se ha de hablar mal de un invitado que no está presente en ese momento.
  • Hay que procurar que no se hable mal de conocidos comunes, porque aunque no lo hayamos dicho nosotros, sí se ha dicho en nuestra casa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com