fbpx

Reiki, manos que curan

Reiki manos que curan

¿Alguna vez has oído hablar del Reiki? Sea ésta tu primera vez o no, si estás leyendo este artículo es porque ha llegado el momento de recibir esta información.

Pero antes de definir el Reiki, me gustaría hablar de la energía ya que las dos cosas están estrictamente relacionadas. Todo lo que nos rodea está compuesto de energía: el agua, el aire, las plantas, los animales y tu cuerpo también está compuesto de energía.

En una persona sana la energía atraviesa libremente su cuerpo. Sin embargo, cuando esta energía se queda estancada o bloqueada, nuestro bienestar también se ve afectado. En esto consiste el Reiki, en sanar las partes afectadas de nuestro cuerpo para que podamos tener una salud óptima.

¿Qué significa Reiki?

La palabra Reiki es proveniente de Japón y significa «energía universal«. Reiki es una técnica de sanación para equilibrar y armonizar cuerpo, mente y espíritu. Se realiza a través de la imposición de las manos para otorgar más energía y acelerar el proceso de sanación natural. El Reiki es considerado una técnica holística que no agrede al cuerpo ni tiene efectos secundarios y por lo tanto, indicada para cualquier persona, incluso para plantas y animales.

Al principio, puede que te suene raro pero, si te paras a pensar, cuando una persona tiene dolor o molestia en una parte del cuerpo, lo primero que hace es colocar sus manos en la zona afectada, de allí viene que el Reiki utiliza la imposición de manos para ayudar a la persona en su proceso de autosanación.

Reiki no sustituye la medicina convencional, no descarta la visita a un médico cuando sea necesaria, pero sí puede ser usado como una herramienta complementaria para facilitar el proceso de curación. De hecho, fue reconocida en 1995 por la Organización Mundial de la Salud como terapia complementaria a los tratamientos convencionales.

Mi experiencia personal

Mi vida cambió para mejor cuando descubrí el Reiki ya que me ayudó mucho a sanar viejas heridas. Me encontraba en un momento difícil de mi vida cuando decidí probar una sesión. Había tenido problemas de salud, perdí mi trabajo por culpa de ello y me derrumbé. Pensé que peor de como estaba no podría estar y decidí probar. Eso sí, me puse en manos de una buena terapeuta.

Mi experiencia fue muy bonita, me gustó, me cautivó y al fin decidí iniciarme yo también para conocer y practicar mejor este arte milenario tan sencillo y a la vez tan potente.

Reiki beneficios para tu salud y bienestar

Con la técnica del Reiki puedes obtener diferentes beneficios

  • Reducir el estrés y obtener un sensación de relajación profunda.
  • Desbloquear la energía estancada, proporcionando más energía y vitalidad.
  • Favorecer la calma interior y la serenidad.
  • Liberar emociones reprimidas.
  • Resolver problemas de ansiedad y depresión.
  • Favorecer un sueño profundo y reparador, evitando el insomnio.
  • Migrañas, estreñimiento, dolores menstruales, trastornos alimentarios (bulimia y anorexia).
  • Equilibrar la energía tanto durante el embarazo como en el postparto.
  • Disminuir los efectos secundarios de tratamientos médicos.
  • Ayudar pacientes enfermos, heridos o que hayan recibido quimioterapia.
  • Y un larguísimo etc.

Como auxiliar en el tratamiento de cáncer

Las personas que pasan por esta terrible enfermedad recurren cada vez más al Reiki como tratamiento auxiliar para el cáncer.

Actualmente existen hospitales en varios países que utilizan esta terapia complementaria para tratar el dolor producido por el cáncer y los efectos secundarios de sus tratamientos.

A largo plazo, el Reiki puede ayudar a reducir tumores e incluso a hacerlos desaparecer, aunque esto depende del paciente y de la gravedad de la enfermedad.

¿Cómo funciona el Reiki?

Como te decía al principio del artículo, la energía atraviesa nuestro cuerpo, pasando por unos puntos denominados «chakras«. Esta energía nutre y regula las funciones vitales pero, cuando se interrumpe su circulación, se produce lo que se llama un «bloqueo energético» que, a veces, puede ser causa de dolores o de enfermedades.

El Reiki actúa en profundidad hasta la raíz del problema, permitiendo que la emoción o la circunstancia que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado. Es un método natural de reequilibrio bioenergético que actúa a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

¿En qué consiste una sesión de Reiki?

Una sesión de Reiki dura aproximadamente entre 40 y 60 minutos y se puede realizar también a distancia. Si la persona es un niño la duración de la sesión será inferior, la mitad más o menos.

El tiempo en realidad varía en función de la persona y de su estado. La cantidad de energía que se recibe está determinada por el mismo paciente y no por el terapeuta, ya que éste sólo canaliza la energía universal ayudando a la persona en su proceso de autosanación.

Normalmente el paciente se tumba en una camilla, descalzo y vestido mientras el terapeuta practica la imposición de las manos ligeramente por encima del cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como el incienso. Es preferible estar en silencio mientras el terapeuta actúa para lograr un estado de relajación y bienestar mayor.

Efectos de una sesión de Reiki

Las sensaciones que se reciben durante la sesión varían de una persona a otra aunque lo más habitual es una relajación profunda. De hecho, puede ocurrir que el paciente se quede dormido durante la sesión, cosa que no influye en el resultado final. Puede que recibas sensación de calor o frío, cosquilleo u hormigueo, que veas colores o imágenes o que sientas como si estuviera flotando en el aire. O puede que no sientas nada aunque esto no significa que Reiki no esté funcionando. Sean cuales sean tus sensaciones, todo será positivo y enriquecedor, de esto estoy segura.

A veces, nos encontramos con que nuestro proceso de «limpieza» es algo lento y cargado de inconvenientes. Puede que sea por viejos traumas, por pensamientos negativos recurrentes o por emociones estancadas. Se cual sea la razón, no tienes que desanimarte porque por lento que te parezca este proceso significa que vas por un buen camino para lograr un cambio en tu vida.

Todo en ese mundo necesita su tiempo y también la sanación, sólo queda seguir trabajando sobre ti mismo y, con un poco de esfuerzo, lograrás disfrutar de la vida y sentir todo lo bello que hay en ella. Reiki no es la panacea de la vida pero puede ayudarte a vivir más sano y más feliz.

Espero haberte podido ayudar compartiendo contigo un poco de información de esta disciplina tan valiosa. Si te fascina este mundo o aunque sólo te pique la curiosidad, te animo a probarlo ya que la experiencia merece la pena. Namasté.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com