Cómo beber agua cada día

Aproximadamente tres cuartas partes de nuestro peso corporal es agua. Sin ella no podríamos vivir, ya que es necesaria para el correcto funcionamiento de nuestros órganos vitales. Pese a ello, escucho a muchas personas decir que apenas beben agua o que no beben si no tienen sed. Por eso quiero dedicar la entrada de hoy a cómo beber agua cada día.

Vaya por delante que parece no existir ningún fundamento científico que avale la idea generalizada de que beber agua beneficie a la salud, pero tampoco de lo contrario.

¿Cuánta agua beber al día?

La cantidad de agua que debemos beber al día depende de diferentes factores; la pérdida de líquido por algunas causas es obvia: actividad física que se realiza, calor, sudoración, diarrea, fiebre…

Se suele recomendar beber de 8 a 12 vasos de agua por día. Beber agua en exceso tampoco es bueno, por lo que una medida razonable es 1 litro de agua por cada 25-30 kg de peso repartido a lo largo de todo el día.

Beber agua durante todo el día

Hago hincapié en que el agua debe beberse poco a poco y a lo largo de todo el día. Es mejor beber a pequeños sorbos de manera regular a lo largo del día que tomarse dos vasos de agua del tirón.

agua cada dia

Hace algún tiempo escuché a alguien dar la siguiente explicación: si utilizas un litro de agua para regar una planta y lo viertes todo a la vez sobre ella, el agua probablemente se saldrá del plato y la planta no la absorberá. Sin embargo, si le vas echando el agua a poquitos, la planta la absorberá y aprovechará mejor.

Lo mismo sucede con nuestro cuerpo. No vale decir “tengo que beber dos litros de agua”, preparar la botella y beberla en las dos o tres primeras horas del día y ya no beber más en el resto de la jornada. Para que tu cuerpo se beneficie de ello, has de repartir esa cantidad a lo largo del día y tomarla a pequeños sorbos.

Beber agua de manera regular a lo largo del día y a pequeños sorbos, mantiene la ansiedad controlada y el metabolismo activo.

Empieza tu día bebiendo un vaso de agua al despertar. El cuerpo pierde agua mientras dormimos por lo que necesita rehidratarse al despertar. Tomar un vaso de agua al levantarte te ayudará a eliminar las toxinas acumuladas durante la noche.

Y presta atención al color de tu orina. Lo ideal es que ésta sea lo mas clara posible, aunque ciertos medicamentos e incluso algunos alimentos pueden oscurecerla. En este artículo que enlazo, puedes leer la variedad de colores que puede tener un test de orina y las razones que hay detrás de cada color.

Y no esperes a tener sed para beber. Si tienes sed es que tu cuerpo ya ha comenzado a deshidratarse.

Beber agua en diferentes etapas y situaciones de la vida

Las personas mayores tienden a beber insuficiente agua porque sienten menos sed ya que con la edad el mecanismo de termoregulación se altera. Doy fe de que así es, no por mí, sino por mi abuel:, no le ve sentido a beber agua sin sed y cómo no la suele tener…

Los niños también tienen que beber agua cada día y a lo largo de toda la jornada. Muchas veces cuando mi hijo el mayor me dice que le duele la cabeza, automáticamente le pregunto ¿has bebido agua? La deshidratación puede producir dolores de cabeza también en los niños.

Hay que beber más cuando hace mucho calor, en verano, o cuando se practica alguna actividad física para compensar la pérdida de líquidos.

Los deportistas deben beber agua no sólo para evitar la deshidratación, sino también porque ayuda a mantener lubricadas las articulaciones Muchas lesiones que sufren las personas que hacen deporte tienen su origen en una mala hidratación.

Y también es necesario aumentar la cantidad de agua cuando se está enfermo. Eso ayuda al cuerpo a recuperarse de infecciones diversas y evitará la deshidratación, lo que atenuará el malestar general de la enfermedad.

Y desde luego, si lo que quieres es adelgazar, beber agua a lo largo del día te será de gran ayuda, siempre acompañado de una dieta adecuada y ejercicio físico.

Se trata de beber agua, no refrescos industriales o bebidas alcohólicas, que no sólo no ayudan a mantener una buena hidratación sino que además van cargados de azúcares y otros aditivos que pueden resultar perjudiciales para la salud si su consumo es habitual.

Si beber agua a secas no te va mucho, prueba a alternarla con infusiones de hierbas o té, preferiblemente sin endulzar, o puedes darle un poco de sabor añadiendo un chorrito del zumo de un limón. En cualquier caso, lo importante es beber agua y hacerlo a lo largo de todo el día a pequeños sorbos.

¿Sueles beber agua? ¿Cómo lo haces habitualmente?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *