fbpx

Inmunidad y deportistas: ¿Qué dice la ciencia sobre los ingredientes que equilibran el sistema inmunológico?

Inmunidad y deportistas

Un nuevo y fascinante estudio publicado en la revista científica Cell muestra cómo el ejercicio desencadena una multitud de respuestas internas, entre ellas las respuestas del sistema inmunológico. El artículo es descrito por el New York Times como “la catalogación más completa hasta la fecha de los cambios moleculares que ocurren durante y después del ejercicio”. Asimismo, el artículo subraya cómo la actividad consecuente (y la inactividad) puede repercutir en nuestro cuerpo y en nuestra salud.

Sabemos desde hace años que el ejercicio y la inmunidad van de la mano y no siempre es beneficioso. El ejercicio moderado promueve la adecuada función inmunológica. Además, según el profesor Mike Gleeson de la Universidad de Loughborough en el Reino Unido, “las personas que hacen ejercicio durante una o dos horas al día tienen entre un 30 y un 50% menos de infecciones vinculadas a la rutina sedentaria”.

El sistema inmunológico y los glóbulos blancos

Por su parte, el profesor Gleeson ha puesto sobre la mesa el concepto de la “inmunovigilancia”. Se trata de un efecto que se da cuando haces ejercicio: la frecuencia cardíaca aumenta y circula más sangre por el cuerpo, esto libera glóbulos blancos, que son la parte principal del sistema inmunológico y que normalmente están adheridos a las paredes de los vasos sanguíneos.

Gleeson apunta que “estos glóbulos blancos entran en flujo libre y su recuento aumenta en un 10-100%. Si haces ejercicio durante más de 40-60 minutos, esto puede causar un aumento adicional y podría prolongarse varias horas después del ejercicio”.

Las células de la sangre presentan cualquier material extraño que encuentran en la sangre a medida que se filtran a través de los ganglios linfáticos. Estas células crean una respuesta inmunitaria a cualquier infección que intente afianzarse en tu cuerpo. Esto significa que “cuanto mayor sea el grado de flujo sanguíneo, mayor será el grado de vigilancia de la infección en tu organismo”, según Gleeson.

Cómo afecta el deporte extremo al sistema inmune

Sin embargo, el ejercicio excesivo, o el entrenamiento de resistencia extrema, es un factor de estrés físico que se ha demostrado que reduce los componentes clave del sistema inmunológico. Aquí entran en juego las células asesinas naturales, los neutrófilos y las células T y B.

Múltiples estudios han demostrado cómo las personas que entrenan para maratones o ultramaratones tienen un mayor riesgo de infecciones del tracto respiratorio superior (URTI), por ejemplo.

En este sentido, nos podemos preguntar ¿cuáles son algunos de los ingredientes más efectivos en los suplementos para reforzar las defensas en deportistas? Podría ser una forma de reducir el riesgo de perder días de entrenamiento debido a las URTI.

Probióticos

Una colaboración internacional de expertos en nutrición deportiva trabajó en conjunto en el documento de posición de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva sobre los probióticos. Apuntaron lo siguiente: “La depresión inmunológica en los atletas empeora con una carga de entrenamiento excesiva, estrés psicológico, trastornos del sueño y extremos ambientales”. Todos estos factores contribuyen a un mayor riesgo de infecciones del tracto respiratorio.

Los beneficios de los suplementos probióticos para la salud del riñón

En determinadas situaciones, incluida la exposición a multitudes, los viajes al extranjero y la falta de higiene en el hogar, y los lugares de entrenamiento o competición, la exposición de los atletas a patógenos puede aumentar. Por lo tanto, aumenta las tasas de infecciones. Aproximadamente el 70% del sistema inmunológico se encuentra en el intestino y se ha demostrado que la suplementación con probióticos promueve una respuesta inmunitaria saludable.

De cara a la población atlética, existen cepas probióticas específicas que pueden reducir la gravedad y la duración de las infecciones del tracto respiratorio superior. Los autores destacaron cepas específicas para las que hay datos clínicos en humanos que respaldan una reducción en la gravedad o la duración de las URTI para los atletas de resistencia, incluida Bifidobacterium animalis ssp. lactis Bl-04, Limosilactobacillus fermentum VRI-003 (PCC), Lacticaseibacillus casei Shirota y Lactobacillus helveticus Lafti L10.

Betaglucanos

También se ha informado que el ingrediente betaglucano confiere beneficios inmunitarios a los corredores de maratón en ensayos clínicos en humanos. Los beta 1,3 / 1,6 glucanos derivado de las paredes celulares de una cepa patentada de levadura de panadería (Saccharomyces cerevisiae) son los que habitualmente se emplean en los suplementos. Según se informa, es un componente que apoya el funcionamiento del sistema inmunológico innato, es decir, la primera línea de defensa contra la invasión de bacterias y virus.

Respecto a un estudio presentado en la 59ª reunión anual del American College of Sports Medicine en 2012, los resultados indicaron que dos formas diferentes del ingrediente betaglucano se asociaron con reducciones del 45% y 34% en el número de días con Síntomas de URTI. En la investigación participaron 182 atletas del Maratón Austin Livestrong 2011.

Vitamina C

Los beneficios potenciales de la vitamina C para los corredores de maratón pueden ser uno de los pocos casos de la eficacia de un nutriente en esta población específica donde el apoyo proviene de una prestigiosa revisión. El estudio se publicó en el año 2013, los datos fueron exportados de cinco ensayos en los que participaron un total de 598 corredores de maratón, esquiadores y soldados.

Para la elaboración de las pruebas, se realizaron ejercicios subárticos, en los que el riesgo de resfriado común se redujo en un 52% con los suplementos de vitamina C de 0,2 g por día (o más).

Harri Hemila de la Universidad de Helsinki en Finlandia, y Elizabeth Chalker de Curtin, ACT en Australia, explicaron que en la población general los síntomas respiratorios suelen estar relacionados con un virus. Sin embargo, para los atletas también pueden estar relacionados con lesiones en las vías respiratorias, esto se debe a la respiración pesada que produce síntomas de broncoconstricción inducida por el ejercicio (BIE).

Alimentos ricos en vitamina C

Los investigadores apuntan que “los estudios sobre el resfriado común de personas físicamente estresadas podrían haber estado midiendo, al menos en parte, los efectos de la vitamina C sobre el EIB en lugar de las infecciones virales”. No obstante, aunque la etiología de los síntomas no está clara en el subgrupo con estrés físico, el efecto beneficioso de la vitamina C sobre los síntomas respiratorios agudos en este subgrupo es firme, tal y como subrayan los autores.

Vitamina D

Los posibles beneficios inmunológicos de esta vitamina han recibido mucha atención en los últimos meses. Esto se debe a la correlación entre el estado de la vitamina D y los resultados de COVID-19. Según una extensa revisión de 2019 realizada por el profesor Neil Walsh, de la Facultad de Ciencias del Deporte y el Ejercicio de la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido), experto en Medicina Deportiva, “existe un apoyo moderado-fuerte que posiciona a la vitamina D como un referente para la salud inmunológica de los atletas”.

En este sentido, el profesor Walsh escribió que “está ampliamente aceptado que la vitamina D juega un papel importante en la mejora de la inmunidad innata a través de la inducción de proteínas antimicrobianas”. En cambio, muchas de las acciones de la vitamina D sobre la inmunidad adquirida son de naturaleza antiinflamatoria.

Ha habido un creciente interés en los beneficios de complementar la vitamina D, ya que los estudios informan de una importante deficiencia de vitamina D (25 (OH) D <50 nmol / L) en más de la mitad de los atletas y personal militar evaluados durante el invierno. Se trata de la época del año en la que la piel apenas está expuesta a la luz solar ultravioleta B. La abrumadora evidencia apoya evitar la deficiencia de este nutriente (25 (OH) D <30 nmol / L) para mantener la inmunidad y reducir la carga de URI en la población general, los atletas y el personal militar.

Vitamina D y COVID-19

Por otro lado, un metaanálisis reciente informó los efectos protectores de la suplementación con vitamina D oral sobre las infecciones respiratorias. Particularmente en aquellos con deficiencia de vitamina D al inicio del estudio y en las personas que recibieron un suplemento de vitamina D vía oral a diario o semanalmente.

Zinc

Es otro micronutriente que ha despertado interés en los últimos meses. Los posibles beneficios para la salud inmunológica del zinc están relacionados con un “fuerte apoyo” para el tratamiento de las infecciones de las vías respiratorias superiores. El profesor Walsh ha destacado el resfriado común, debido a su actividad antiviral.

Por ejemplo, un metaanálisis de 2017 publicado en el JRSM Open de la Royal Society of Medicine encontró que las pastillas de zinc (75 mg por día) pueden acortar la duración del resfriado común en aproximadamente un 33%. Cabe destacar que el paciente debería tomarse la dosis del mineral zinc dentro de las 24 horas tras el inicio de la infección.

En cambio, Walsh dice que no existe evidencia que respalde el uso del mineral zinc para prevenir infecciones de las vías respiratorias superiores. “La suplementación regular de zinc en dosis altas puede disminuir la función inmunológica y debe evitarse”, ha concluido el profesor.

Otros

Walsh también ha destacado la importancia de otros nutrientes que pueden tener una labor importante en nuestro sistema inmune: los omega-3, la glutamina, la equinácea, los polifenoles como la quercetina o el calostro bovino, por ejemplo. “Al considerar la suplementación nutricional, los atletas deben comprobar que el suplemento proviene de una fuente confiable y está probado por un programa de garantía de calidad establecido».

Referencias

Contrepois K, Wu S, et al. Molecular Choreography of Acute Exercise. Cell. 2020 May 28;181(5):1112-1130.e16.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *