¿Son los probióticos buenos para tu salud?

En los últimos años se ha popularizado el uso de los probióticos para tratar diversas enfermedades del sistema digestivo. Por eso, todos hemos escuchado esa palabra en algún momento y a muchos nos los han recomendado para tratar problemas de gases o malestar de estómago. Sin embargo, somos muchos los que desconocemos en qué consisten exactamente.

En este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber acerca de ellos y cómo pueden ayudarte a mejorar tu salud de múltiples formas.

¿Qué es la microbiota?

Para poder comprender en qué consisten los probióticos, es necesario aprender cómo funciona nuestra microbiota.

La microbiota o flora intestina, es el nombre que reciben los microorganismos que se encuentran en nuestros intestinos. No todo el mundo sabe que tenemos millones de bacterias viviendo en nuestro sistema digestivo, y son muchos los que se asustan al enterarse de ello. Pero estas bacterias que se encuentran en nuestros intestinos no son un motivo de preocupación, sino todo lo contrario, ya que nuestra microbiota tiene un papel muy importante en nuestra salud y bienestar.

Se estima que podemos encontrar hasta 1000 especies de bacterias diferentes en nuestro cuerpo, las cuales suman un total de hasta 40 trillones de bacterias. Pero tenemos que distinguirlas entre las bacterias buenas (aquellas que pueden mejorar y favorecer nuestra salud) de las bacterias malas (los patógenos, es decir, aquellas que pueden hacernos caer enfermos). Por ese motivo, es importante tener una amplia variedad y cantidad de bacterias buenas, para garantizar un equilibrio en nuestro cuerpo, que nos ayudará a mantener nuestro bienestar.

¿Qué beneficios tiene la microbiota en nuestra salud?

A pesar de que nuestra microbiota se ha estudiado relativamente poco todavía, ya son muchos los estudios científicos que demuestran los grandes beneficios de nuestra microbiota. Los principales beneficios son los siguientes:

Nos ayuda a combatir enfermedades

Nuestra microbiota forma parte de nuestra barrera defensiva protegiéndonos de caer enfermos. Las bacterias buenas de nuestro organismo luchan con los patógenos impidiendo su supervivencia al robarles el alimento y el espacio. Además, estas bacterias buenas también estimulan nuestro sistema inmunitario creando más defensas para atacar y eliminar a los patógenos.

Favorece una correcta digestión

Gracias a nuestra flora intestinal podemos absorber los minerales como el calcio, el magnesio o el hierro en una mayor cantidad. Además, favorecen la digestión de la fibra y otros nutrientes. Nuestras bacterias “buenas” son capaces de producir vitaminas B1, H, B9 y K por sí solas, por lo que favorecen una correcta cantidad de estas vitaminas en nuestro organismo.

microbiota bacterias

Favorece un correcto control del apetito

Nuestra microbiota favorece una menor liberación de grelina (una hormona directamente relacionada con el sobrepeso). Además, aumenta la liberación de GLP-1 el cual ayuda a controlar el apetito y, por lo tanto, a comer menos y evitar el picoteo. Por este motivo, tener una microbiota dañada está directamente relacionado con tener un alto riesgo a padecer sobrepeso.

Favorece un correcto funcionamiento cerebral

Es posible que hayas oído hablar de la serotonina, es decir, de la conocida hormona de la felicidad, la cual favorece una correcta función cerebral y estado anímico. A pesar de que esta hormona tiene su función en el cerebro, en realidad se fabrica en gran parte en nuestros intestinos. Por ese motivo, nuestra microbiota favorece un correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo y por lo tanto  favorece un correcto funcionamiento cerebral.

Ahora que ya conocemos algunos de los principales beneficios de la microbiota para la salud, necesitamos saber cómo podemos mejorarla para así garantizar el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

¿Cómo podemos mejorar nuestra flora intestinal?

De todos los factores relacionados con nuestro estilo de vida y que pueden influir en nuestra salud intestinal, la dieta es sin duda el más determinante.

Existe una gran evidencia científica de que consumir una dieta variada y equilibrada es esencial para mantener nuestra flora intestinal sana. Por eso es aconsejable incluir en nuestros platos diferentes alimentos y experimentar con aquellos que todavía no hemos probado o que consumimos muy poco.

Además de consumir una gran variedad de alimentos, también debemos enfocarnos en consumir una dieta alta en fibra, ya que un aumento de fibra en la dieta se asocia con un aumento en la cantidad y calidad de bacterias buenas de nuestro organismo

Tambien debes tener en cuenta que una forma fácil de potenciar nuestra flora intestinal es el uso de probióticos y prebióticos. A continuación, te explicamos qué son y cómo puedes beneficiarte de ellos.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son suplementos o alimentos que contiene diferentes bacterias “buenas” por lo que introducen nuevas especies de bacterias en nuestra flora intestinal. Estos probióticos pueden encontrarse en productos fermentados como los yogures y quesos, pero también pueden tomarse a modo de suplemento.

Tomar probióticos nos ayudará a mantener una gran diversidad de bacterias buenas en nuestro organismo, para que nuestra microbiota pueda trabajar adecuadamente y proporcionarnos todos los beneficios mencionados anteriormente.

Tomar probióticos puede resultar muy fácil tomando una cápsula o sobre diario de algún suplemento probiótico, o simplemente añadiendo una gran cantidad de yogures y quesos en nuestra dieta.

¿Y los prebióticos, qué son?

A diferencia de los probióticos, los prebióticos no introducen nuevas bacterias en nuestro sistema digestivo, sino que los prebióticos son un tipo de fibra que alimenta a las bacterias que ya se encuentran en nuestro intestino. De esta forma, los prebióticos favorecen la calidad de vida de nuestras bacterias buenas, alargando su vida y favoreciendo su reproducción. Por este motivo, a diferencia de los probióticos (los cuales incluyen nuevas cepas de bacterias en nuestro cuerpo), los prebióticos aumentan la cantidad de bacterias ya existentes en nuestro cuerpo.

Actualmente el prebiótico más utilizado y fácil de encontrar es la inulina. La inulina es una fibra que se puede encontrar en alimentos como la cebolla, el ajo o la alcachofa y que tiene un sabor dulce.

Gracias a su sabor dulce, la inulina puede ser utilizada como edulcorante por lo que puede ser una muy buena opción si deseas hacer repostería saludable. Además, la inulina no es solamente útil como prebiótico sino que también proporciona un efecto saciante y favorece un correcto control en los niveles de colesterol y azúcar en sangre.

De esta manera, si no llevas una dieta rica en alimentos probióticos o prebióticos, es una buena idea añadir en tu dieta estos elementos en forma de suplemento. Por ese motivo, un suplemento que combine prebióticos con probióticos como es el caso de nuestro ProBio de la nueva gama SimplyGo de Simplysupplements podría proporcionar grandes beneficios a tu salud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com