Mousse de cerezas, además de saludable, deliciosa

¡Qué calor! Seguro que pensáis lo mismo que yo y solo os apetecen recetas fresquitas y con poca elaboración para no sudar demasiado. Y es que, no sé en vuestras ciudades, pero aquí en Alicante es increíble la temperatura y humedad a la que estamos llegando.

mousse de cerezas receta

Aunque hay diversas opiniones al respecto: Qué si el año pasado hacía más, que si por la noche refresca, etc. Yo advierto que si venís de vacaciones, traed cosas fresquitas de ropa, porque lo peor de aquí, sin duda, es la humedad.

Pero vamos con la receta, que ya sabéis que soy muy parlanchina y estoy aquí para animar a cocinar de una forma más sana y natural e inspiraros en vuestras creaciones.

Esta semana os traigo un postre que, si no me equivoco, creo que a todo el mundo le gusta: ¡Mousse! Pero, por supuesto, una mousse saludable, sin azúcares refinados y deliciosa de sabor gracias a las cerezas. Fruta de temporada que tenemos que aprovechar para nuestros postres, meriendas y desayunos.

Ingredientes para 4 raciones pequeñas de mousse aproximadamente

  • Dos vasos de leche desnatada o vegetal (500 ml).
  • Dos puñados grandes de cerezas.
  • 4 hojas de gelatina neutra.
  • Medio vaso de agua fría para hidratar la gelatina.

Elaboración

Lo primero que vamos a hacer es poner las hojas de gelatina a hidratar con el agua fría. Tenéis que sumergir las hojas bien en el agua para que se hidraten bien. Reservamos.

A continuación, y algo más laborioso, quitaremos todos los huesos de nuestras cerezas. Yo me ayudé de un cuchillo partiendo las cerezas por la mitad. Reservamos también.

De los dos vasos de leche, ponemos uno a calentar y cuando la leche esté calentita, no hirviendo, le añadiremos las hojas de gelatina hidratadas (sin el agua) y removeremos muy bien con un batidor para que se disuelvan.

Seguido este paso, colocaremos las cerezas sin hueso en el vaso de la batidora junto con el otro vaso de leche y batiremos mucho para que formen esas burbujitas de aire, que le darán el aspecto de mousse. Añadiremos finalmente la leche en la que hemos disuelto la gelatina y volveremos a batir.

Es imprescindible que la mezcla se bata a máxima potencia y bien para que tenga ‘aire’. Vertemos en nuestros cuencos de cristal o cerámica, o donde más nos guste, y dejamos que temple un poco a temperatura ambiente. A continuación metemos en el frigorífico donde permanecerá mínimo 5 horas.

Os preguntaréis que no tiene ningún tipo de endulzante, pues efectivamente, no lo tiene. Y es que desde que ya no tomo azúcar en ninguna elaboración que preparo, ya no me sabe raro, sino delicioso, ese sabor tan rico de las cerezas que ya están dulces de por sí, no me hacen echar de menos para nada el azúcar.

Pero como no todos somos iguales, podéis endulzar con panela o sirope de dátiles sin problema.

Espero que os guste, y me encantaría veros por comentarios diciéndome si la habéis hecho.

¡Hasta la próxima receta!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com