Alimentos precocinados: ¿son saludables o no?

Nuestra alimentación es muy importante para conservar la salud y prevenir enfermedades tales como cardiopatías, diabetes, obesidad, cáncer, etc. Por eso, es necesario preguntarnos si los alimentos precocinados son sanos o no.

En el momento actual muchas personas tienen una jornada laboral larga que les deja poco tiempo para las tareas caseras, entre ellas cocinar, y numerosas personas se llevan la comida al trabajo.

Qué es un alimento precocinado

Los alimentos precocinados son alimentos cocinados que se comercializan envasados y refrigerados. Para su consumo se requiere un calentamiento previo en el microondas sin necesidad de grandes manipulaciones y muchas veces en el propio envase; su fecha de caducidad es de 2-3 meses.

Suelen comercializarse en los supermercados de diversas maneras:

  • Congelados: quizás sea el grupo en el que se encuentran mayor variedad de precocinados. Por un lado encontramos aquellos que deben llevar un proceso previo de descongelación en la nevera antes de terminarlos de hacer. Es el caso de las recetas de carne, pescado. También están los productos que se elaboran en la sartén a fuego fuerte o en el horno a los pocos minutos. Son el grupo más consumido y se encuentran pizzas, patatas fritas, croquetas, verduras a la parrilla, arroces, pasta, etc.
  • Conservas: sean en lata, envases de plástico o tarros de cristal, los productos que lo contienen están listos para calentarlos en el baño maría o en el microondas y no necesitan frío; entre ellos destacamos la fabada, el cocido, las albóndigas, los arroces, etc.
  • Envasados al vacío: pollo asado, tortilla de patatas están listos para calentar y comer.
  • Sopas y purés de sobre que se preparan añadiendo agua.

El 70% de los hogares españoles recurre a la comida rápida una vez a la semana según la CECU. Representan el 45% de los alimentos que comemos a diario.

Los alimentos precocinados son una buena opción para usarlos de comodín en ocasiones determinadas pero no debemos basar nuestra alimentación en este tipo de alimentos.

Ventajas e inconvenientes de los alimentos precocinados

Las ventajas de estos alimentos son la rapidez, la variedad con que los preparamos, no se necesitan conocimientos culinarios previos y la posibilidad de degustar platos de la cocina internacional.

Las desventajas de los alimentos precocinados son:

  • El consumidor no conoce la cantidad exacta de los ingredientes ni el tipo de aceite empleado para cocinarlos.
  • Suelen ser platos muy condimentados y a veces demasiado fuertes y provocan digestiones pesadas. Suelen tener un porcentaje mayor de sal, grasas saturadas y azúcares que son perjudiciales para la salud. Generan obesidad.
  • Sus características organolépticas como olor, sabor y texturas no son iguales que en los platos elaborados.
  • Pueden contener aditivos ocultos que son perjudiciales para la salud.

Cómo leer la etiqueta de los alimentos

El día que acudamos a los supermercados a comprar alimentos precocinados debemos mirar bien la etiqueta del alimento: nos indica la cantidad de calorías que contiene el alimento por cada 100 gramos, su proporción de nutrientes y su cantidad de sal azúcar y grasas saturadas.

El etiquetado de los alimentos es el principal medio de comunicación entre los productores de alimentos y los consumidores que les permite recibir la información nutricional del alimento y saber con certeza si el alimento es saludable o no.

La primera información es sobre el tamaño de la ración y se refiere a la cantidad que comemos. La ración por envase es la cantidad de ración que contiene el paquete, puede ser una o varias. Por ejemplo hay paquetes de canelones congelados que contienen 2 ó 3 raciones.

Las calorías totales del producto: ejemplo, un paquete contiene 250 calorías.

Las calorías de la grasa: no deben superar 1/3 de las calorías totales.

Sigue el tablero Etiquetado de los alimentos de Alimenta tu bienestar en Pinterest.

Información del porcentaje de nutrientes

  • Grasa total: 20%.
  • Grasa saturada: 25%. El porcentaje de grasa saturada debe ser inferior al de grasa total; por ejemplo, si es 10% se considera saludable y si es 20% en este caso el alimento no es saludable
  • Carbohidratos: 30 gr.
  • Azúcares 5 gr. Es necesario comparar el número de azúcares con los carbohidratos totales. Si el porcentaje de azúcar es próximo o superior al de los carbohidratos, limita su consumo.
  • Proteínas: 5 gr.
  • Fibra: 1 gr. Es necesario que contengan bastante cantidad de fibra, como mínimo 1. Se necesitan consumir de 20 a 35 gramos de fibra por día.
  • Buen porcentaje de vitaminas y sales minerales.
  • Sal: 13 gr. Para ser saludable se aconseja que el producto tenga entre 1-2 gr. de sal (según la OMS la cantidad máxima de sal permitida al día son 5 gr.).

Hay que fijarse bien en la fecha de caducidad del producto alimentario. No se deben consumir alimentos caducados.

Cómo leer la etiqueta de los alimentos precocinados

Claves para elegir los alimentos al hacer la compra

La elección de los alimentos desde el punto de vista saludable comprende:

1º alimentos frescos como verduras, frutas, legumbres, cereales, carne, pescado, huevos y productos lácteos frescos. Su consumo será habitual.

2º alimentos congelados como verduras, pescados, carnes y precocinados. Se pueden consumir 1-2 veces por semana.

3º conservas de pescados, verduras, legumbres y precocinados. Su consumo será ocasional. Los botes de legumbres y las latas de atún al natural se pueden consumir semanalmente. Comprobar en el etiquetado de las conservas que no contengan mucha sal; estos alimentos suelen tener niveles elevados de sal.

4º sobres de sopa, purés, pasta preparada y cubitos de caldo concentrado. Contienen niveles altos de sal oculta (mirar el etiquetado antes de consumir), razón por la que desaconsejo su consumo.

Los trabajadores que tengan jornadas largas deberían llevarse un tupper de comida casera al trabajo con platos de verduras: ensaladas, purés, sopas o verduras cocidas, arroz, legumbres y carne o pescado frescos a la plancha, asados o guisados. Se conserva la comida en una nevera y en el momento de comer se calienta en un microondas. Yo trabajo de 9 a 4:30 de la tarde y me llevo una tartera de comida casera al trabajo todos los días. No suelo comer precocinados salvo algunas ocasiones.

Y tú, ¿consumes muchos alimentos precocinados? ¿Tienes tiempo para cocinar?

Imagen Lata de espaguetti con tomate de Shutterstock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *