Los efectos sobre la piel de las dietas y cómo contrarrestarlos

Esta publicación sobre los efectos sobre la piel de las dietas, que también recoge la manera de contrarrestar los efectos negativos, es un artículo de invitado cortesía de Arancha Herrero Delgado, la persona que se haya tras la web Adelgazar y Salud. Te dejo con ella.

efectos sobre la piel de las dietas

Siempre que se hace dieta se busca adelgazar, normalmente es el primer objetivo de una dieta. Sin embargo, lo que pocas personas conocen, es el impacto que una determinada alimentación tiene en la piel.

Los alimentos que comemos tienen una enorme influencia en el estado de la piel. Es muy posible que hayas oído que los antioxidantes presentes en la fruta y la verdura son excelentes para luchar contra las arrugas o que los ácidos grasos del pescado azul proporcionan elasticidad a la piel.

Todo ello es cierto, por eso, en este artículo vamos a analizar el impacto que las dietas más conocidas tienen sobre la piel, para que conozcas los riesgos y cómo solventarlos.

Las dietas cetónicas y su efecto en la piel

Estas dietas se caracterizan por el consumo proteínas de origen animal y de grasas. Por el contrario, el consumo de carbohidratos es muy bajo, cuando no se eliminan totalmente. Un ejemplo de ello lo tenemos en la famosa dieta atkins.

Efectos sobre la piel de las dietas cetónicas

Al eliminar totalmente el pan blanco, la pasta, el arroz y el azúcar refinado se reduce la producción de cortisol (la hormona del estrés) lo cual es bueno para la piel.

Estas dietas basadas en proteínas de origen animal (leche, huevos, carne, pescado, pollo y caza) son ricas en colágeno, una proteína fundamental para dotar a la piel de elasticidad, firmeza e hidratación.

Por otro lado, las dietas cetónicas aportan demasiada grasa animal, lo que puede derivar en una mayor producción de radicales libres.

Los radicales libres oxidan el DNA, los lípidos y las proteínas, afectando su función y causando mutaciones. El envejecimiento se caracteriza por una acumulación de los libres.

Forma de contrarrestarlo

Para evitar estos efectos, se aconseja beber mucha agua, para evitar la deshidratación de la piel.

Siempre que puedas, intenta comer proteínas magras (pescado y pollo) en lugar de carnes rojas.

Estas dietas permiten la verdura, por lo que se aconseja comer gran cantidad diaria. Los antioxidantes de la verdura contrarrestan los efectos de los radicales libres.

Más información sobre los alimentos antioxidantes en este enlace.

Las dietas vegetarianas y veganas

Estas dietas se caracterizan por un gran consumo de productos frescos y de cereales, ambos con gran cantidad de antioxidantes, por tanto, excelentes para la piel.

Efectos sobre la piel de las dietas vegetarias y veganas

Estas dietas eliminan el consumo de carne y de productos de origen animal, por lo que es fácil que se produzca un déficit de proteínas y de aminoácidos de calidad, disminuyendo la producción de colágeno. También son bajas en grasas.

Forma de contrarrestarlo

La forma contrarrestar estos efectos es tomando un suplemento de vitamina B12 e incorporar semillas de lino y aceite de oliva. De esta manera, se ayuda a la piel a retener el agua y aumenta su flexibilidad.

dietas y efectos sobre la piel

Las dietas bajas en grasa

Este tipo de dietas son las más frecuentes, pues, combinadas con ejercicio, consiguen eliminar la acumulación de grasa.

Reducir el consumo de la grasa saturada es ideal para el corazón y los michelines, pero tiene una contra partida para la piel: una dieta baja en grasa animal también aumenta la producción de radicales libres.

Efectos sobre la piel de las dietas bajas en grasa

La piel necesita grasa, especialmente si son grasas buenas, del tipo omega 3 y omega 6. La grasa ayuda al cuerpo a absorber los antioxidantes y las vitaminas liposolubles. También fortalece las membranas celulares y, por tanto, la epidermis, que se muestra más suave y flexible.

La forma de contrarrestar el bajo consumo de grasas es eliminando las grasas saturadas y tomando las que son del tipo insaturado. Puedes encontrarlas en el pescado azul, las nueces y el aceite de oliva.

Las dietas altas en hidratos de carbono

Este tipo de dietas están especialmente indicadas para deportistas y personas con trabajos físicos exigentes.

La piedra angular en la que se basan es en los alimentos que se ingieren: productos integrales y vegetales que tienen almidón. Este polisacárido no se absorbe completamente cuando lo digerimos, sino que pasa al intestino inferior y allí se fermenta.

Este tipo de almidón es conocido como almidón resistente, y funciona un poco como la fibra soluble.

Efectos sobre la piel de las dietas altas en hidratos de carbono

El almidón resistente aumenta el metabolismo y te mantiene más lleno por más tiempo, Ello ayuda a evitar otros alimentos más dañinos para la piel, cómo los que tienen grasa y azúcar.

Dieta Mediterránea

Ésta es, sin lugar a dudas, la reina de las dietas, por ser la más sana, tanto para el cuerpo como para la piel.

La dieta mediterránea incluye mucho pescado, verdura, aceite de oliva y fruta. Todos ellos alimentos saludables para el corazón.

Pero los beneficios no terminan aquí, ya que la dieta mediterránea también puede proteger contra el melanoma, la forma más mortífera de cáncer de piel.

Por otro lado, los ácidos grasos omega-3, muy presentes en la dieta mediterránea, ayudan a mantener las membranas de la piel fuertes y elásticas.

Otros alimentos muy consumidos en la dieta mediterránea, como el aceite de oliva, los tomates y el vino tinto, tienen una gran cantidad de antioxidantes. Éstos ayudan a bloquear las reacciones químicas que causan daño al sol, y, en general, la acción de los radicales libres.

Y tú, ¿has notado los efectos de la dieta en tu piel?

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com