La granada, una fruta farmacia por sus muchas propiedades

La granada, una fruta farmacia por sus muchas propiedades

Las granadas han demostrado que tienen propiedades astringentes, antihelmínticas, vermífugas, antibacterianas, antivíricas, antifúngicas y fitoestrogénicas. De hecho, en la medicina Ayurvédica, se considera a la granada como “una farmacia por sí sola”. Por ejemplo, se cree que la corteza y las raíces tienen propiedades antihelmínticas y vermífugas, la piel del fruto una potente acción astringente (produciendo constricción y sequedad de los tejidos orgánicos, reduciendo así la secreción) que cura la diarrea y las aftas bucales, y que el zumo es un “refrigerante” y “hemotónico”.

Este artículo sobre la granada se centra exclusivamente en lo referente a los estudios y las aplicaciones potenciales del fruto. Además, hay que destacar que se han empleado como medicina tradicional otras partes del árbol del granado como hojas, flores, raíces y corteza.

Principios activos de la granada

El fruto se divide en tres partes: las semillas, que representan aproximadamente el 3% del peso de la fruta, y el 12-20% de su peso es aceite; además del zumo, con aproximadamente un 30% del peso de la fruta y la piel (pericarpio), que también incluye la red interior de membranas. También está la corteza del fruto, que es rica en taninos hidrolizables. En la corteza se han encontrado 3 compuestos estrogénicos: luteolina, quercitina y camferol

Principales funciones: Antioxidante

El zumo de granada, el aceite de semilla prensado en frío y la piel de la granada presentan poderosas propiedades antioxidantes, que son incluso superiores a las del vino tinto y el té verde.

En la granada se encuentran varios compuestos antioxidantes incluyendo vitaminas y polifenoles, que son algunos de los más potentes antioxidantes de origen vegetal encontrados en la naturaleza. Siendo un grupo específico de taninos, conocidos como punicalaginas, el principal responsable del poder antioxidante de la granada.

Mientras que el ácido elágico es a menudo el eje central de los productos de granada, se ha de tener en cuenta que el ácido elágico libre no se absorbe y emplea bien por el organismo (posee baja biodisponibilidad). Las punicalaginas (encontradas en tan sólo unas pocas plantas en la naturaleza, incluyendo a la granada) son altamente biodisponibles y activas, y una vez que se absorben pueden hidrolizarse (descomponerse) en polifenoles más pequeños, como el ácido elágico. Esta es la única manera por la que el ácido elágico puede alcanzar los tejidos y aportar sus propiedades antioxidantes y protectoras.

Alimentos antioxidantes

Mejor la fruta completa que sólo el zumo

En un estudio, el zumo de granada ha demostrado tener una actividad antioxidante 3 veces superior que la del té verde. Y la actividad antioxidante era mayor en el zumo extraído a partir de la fruta completa que el zumo obtenido tan sólo a partir de los arilos, sugiriendo que el procesado extrae algunos de los taninos hidrolizables presentes en el pericarpio y los incluye en el zumo de fruta total.

En otro estudio in vitro, comparando la actividad antioxidante de un extracto de piel de granada con la del extracto de semilla, el primer extracto se mostró claramente superior. De la misma manera, en otro estudio comparando la actividad antioxidante de distintos preparados del fruto de la granada, el extracto acuoso de pericarpio fue superior al zumo de granada total (incluyendo la fruta completa) y éste, a su vez, al zumo obtenido únicamente de los arilos.

Principales aplicaciones potenciales del consumo de la granada

Control del colesterol

En un análisis se evaluó el efecto del consumo de zumo de granada concentrado sobre los perfiles lipídicos de pacientes diabéticos de tipo II. En este estudio casi-experimental con 22 pacientes diabéticos sin otra patología (14 mujeres y 8 hombres) se les realizó un seguimiento previo para establecer la ingesta dietética normal antes de comenzar con el zumo concentrado de granada.

Así pues, los pacientes consumieron 40 g/día de un zumo concentrado de granada durante 8 semanas, durante las cuales se continuó la evaluación de su dieta. Tras completar el estudio, se volvieron a realizar exámenes antropométricos y sus índices sanguíneos. Tras el consumo de zumo de granada concentrado, se observaron reducciones significativas en el colesterol total, LDL-colesterol, LDL-colesterol/HDL-colesterol, y colesterol total/HDL-colesterol.

Sin embargo, no hubo cambios significativos en las concentraciones de triacilglicerol sérico y HDL-colesterol. Se concluyó que el consumo de zumo de granada concentrado puede modificar los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular en pacientes hiperlipémicos y, por tanto, la inclusión en sus dietas puede ser beneficiosa.

Cómo reducir el colesterol malo con la dieta

Protección del LDL frente a la oxidación

Las granadas, que son ricas en flavonoides polifenólicos, reducen significativamente el estrés oxidativo, inhibiendo la formación de lipoproteínas LDL oxidadas y la peroxidación lipídica de los macrófagos, reduciéndose así la aterogénesis.

Además, el zumo de granada disminuye la susceptibilidad del LDL a la agregación y retención, aumenta la actividad de la paraoxonasa sérica, una esterasa asociada al HDL que puede proteger frente a la peroxidación lipídica en un 20%, y suprime la degradación del LDL oxidado y la biosíntesis de colesterol en los macrófagos, inhibiendo de esta manera la progresión de las lesiones ateroscleróticas.

Reducción de la hipertensión

El consumo de zumo de granada (50 ml, 1.5 mmol de polifenoles totales por día), durante 2 semanas por pacientes hipertensos demostró un 36% de disminución en la actividad de la enzima conversora de angiotensina sérica (ECA) y una reducción del 5% en la presión sanguínea sistólica.

Según estos resultados, el zumo de granada puede proteger frente las enfermedades cardiovasculares debido a sus efecto inhibitorio sobre el estrés oxidativo y sobre la actividad ECA sérica.

Un reciente estudio confirmó que el jugo de la granada puede ser de utilidad como apoyo para una dieta saludable para el corazón y aporta beneficios a la presión arterial. “El impacto de los polifenoles de los frutos sobre la mortalidad cardiovascular es de considerable importancia para la salud pública y ayudaría a informar sobre las recomendaciones de los tipos de frutas que se consumen para la protección cardiovascular”, afirmaron los investigadores en la revista científica Pharmacologial Research.

La investigación se realizó a modo de revisión sistemática actualizada y meta-análisis de ensayos controlados aleatorios que investigaban los efectos de la granada. Los investigadores concluyeron que la granada “ha sido ampliamente investigada en relación con sus efectos cardio-protectores y anti-hipertensivos”.

Hipertensión arterial: dieta recomendada

Antimicrobiano

La granada tiene una gran variedad de componentes, entre ellos el ácido elágico y ciertos alcaloides que se ha demostrado que evitan la aparición de las bacterias patógenas, los virus y los hongos.

De hecho, con respecto a sus propiedades fungicidas la investigación ha demostrado que producen una total inhibición de la infectividad. También se ha logrado eliminar parcialmente la infectividad del poliovirus, herpes simple y VIH.

Salud articular

La granada muestra su potencial para apoyar la salud de las articulaciones.

En otra reciente investigación, se encontraron mejoras en la función física y la rigidez articular tras 6 semanas de suplementación con jugo de granada, según aseguraron los investigadores. Este estudio es el primer ensayo clínico para investigar los beneficios potenciales del jugo de granada en personas con artrosis.

Actividad protectora

También cabe destacar los beneficios potenciales de la granada en la protección de próstata. Según un nuevo estudio, los efectos del cáncer de próstata de la granada y sus extractos pueden estar relacionados con detener una enzima en el hígado, que procesa carcinógenos ambientales. La granada, por tanto, ayuda a proteger contra el cáncer de próstata.

Cabe destacar también que el extracto de granada puede reducir el riesgo de cáncer de mama. Los compuestos de granada pueden bajar la incidencia de cáncer de mama dependiente de hormonas, según un nuevo estudio de California.

Frutas anticancerígenas: uva negra, manzana y granada

Un metabolito del ácido elágico que se encuentra en las granadas puede inhibir una enzima llamada aromatasa, que convierte el andrógeno en estrógeno, y que también desempeña un papel clave en el desarrollo del cáncer de mama, según los resultados publicados en Cancer Prevention Research.

Los investigadores de la Ciudad de la Esperanza en Duarte, California y la Universidad de California, Los Ángeles, dijeron que estaban sorprendidos por sus hallazgos. “Anteriormente encontramos otras frutas, como las uvas, que eran capaces de inhibir la aromatasa. Pero los fitoquímicos en las granadas y en las uvas son diferentes”, afirmó el investigador principal Shiuan Chen.

Artículo cortesía de Mikel García Iturrioz, Director Técnico de herbolario online Misohi Nutrición. Mikes es experto en Nutrición Ortomolecular y Medicina Biológica y con una amplia experiencia en la elaboración de contenidos relacionados con los complementos alimenticios y la fitoterapia. Además, colabora en diversas revistas del sector de la salud natural escribiendo artículos sobre nutrición y suplementación.

Comments
  1. Alejandro
    • Mikel García Iturrioz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com