Qué son y cómo actuar en caso de sufrir infecciones urinarias

Las infecciones del aparato urinario son la invasión de las vías urinarias por microorganismos siendo los más frecuentes la Escherichia Colli, el proteus, la klebsiella, los estafilococos, los enterococos, algunos hongos y algunos virus. Se puede infectar cualquier zona del tracto urinario como la uretra, la vejiga, la próstata, los uréteres y los riñones.

Causas y colectivos sensibles a las infecciones urinarias

  • Cualquier obstrucción en las vías urinarias como cálculos, arenillas y próstata hipertrofiada.
  • Alteraciones nerviosas con fallo del control del llenado y vaciado de la vejiga y de la emisión de orina.
  • Bebés recién nacidos con deformaciones en el tracto urinario.
  • Personas sondadas con tubos y catéteres.
  • Ancianos y personas con demencias.
  • Mujeres embarazadas y postmenopáusicas.
  • Personas con bajas defensas lo contraen con más facilidad.
  • Diabéticos.

Es más frecuente en los hombres mayores de 50 años a causa de la hipertrofia de próstata.

Las mujeres lo padecen con mayor frecuencia a partir de los 20 años de edad debido a las contusiones de la uretra provocadas por la relación sexual. Un 40% de las mujeres padece alguna infección urinaria a lo largo de su vida y un 60% desarrolla una infección urinaria si no son tratadas.

Las mujeres embarazadas lo padecen con mayor frecuencia y si no son tratadas pueden generar una pielonefritis.

Las mujeres postmenopáusicas lo padecen a consecuencia de la atrofia vaginal.

Síntomas de las infecciones del aparato urinario

Sus síntomas son intensos dolores quemantes durante la micción y en las relaciones sexuales, picazón de la uretra, deseo frecuente de orinar, dificultad para orinar con expulsión de pequeñas cantidades de orina durante la micción, enrojecimiento de la uretra y vulva en las mujeres.

La orina tiene un color turbio, lechoso y anormal siendo su olor desagradable.

También pueden darse escalofríos y febrícula, vómitos o náuseas así como dolor en la zona lumbar que indica infección de los riñones.

Son comunes las infecciones urinarias asintomáticas que se diagnostican por cultivo. Sin un adecuado tratamiento a tiempo evolucionan hacia una nefropatía crónica.

Diagnóstico de las infecciones urinarias

Se diagnostica mediante análisis de orina con presencia de bacteriuria, nitritos y leucocitos en el sedimento. El cultivo de orina indica infección urinaria si el recuento es igual o mayor a 10.000 microorganismos y piuria si es superior a 100.000 microorganismos.

análisis para infecciones urinarias

Otros medios diagnósticos son:

  • La ecografía abdominal: estudio del abdomen mediante ultrasonidos que forman una imagen en el monitor.
  • La cistoscopia que consiste en meter un tubo endoscópico en la uretra para ver la vejiga y la uretra.
  • La urografía que es una radiogradia contrastada del riñón y las vías urinarias.

Medidas para combatir las infecciones urinarias

Es muy importante beber mucha agua. De este modo, la orina se hace más diluida y alcalina y favorece la eliminación de los microorganismos causantes de la infección. Se deben beber de 2 a 3 litros de agua para orinar con frecuencia y eliminar las bacterias de la vejiga.

Además es muy importante dejar de fumar y no tomar café ni alcohol.

Plan de alimentación adecuado

La alimentación adecuada en caso de sufrir una infección del aparato urinario debe contemplar 3 criterios fundamentales:

  1. Alimentos con nutrientes que ayuden al organismo a recuperarse, como la vitamina C y la A.
  2. Alcalinizar el PH de la orina para impedir la proliferación bacteriana.
  3. Mejorar la flora intestinal.

Alimentos ricos en vitamina C

Las frutas ricas en vitamina C ayudan a combatir las infecciones urinarias.

Los arándanos rojos son la fruta ideal para combatir la infección urinaria. Se aconseja tomar zumo de arándanos sin azúcar 2-3 veces al día ya que ejercen una acción antiséptica y antibiótica sobre las vías urinarias.

Las cerezas y los brotes de alfalfa también son antisépticos.

Los cítricos como naranjas, limones, mandarinas y pomelos alcalinizan la orina por la acción del ácido cítrico y otros ácidos orgánicos que se eliminan en forma de sales o citratos, además aportan vitamina C que mejora la respuesta inmunitaria frente a las infecciones.

Alimentos ricos en vitamina A

Se debe aumentar la ingesta de alimentos con vitamina A para evitar los daños en la mucosa de las vías urinarias.

  • Calabaza: desinflama las vías urinarias y la próstata.
  • Cebolla: es diurética y alcalinizante.
  • Ajos: son buenos antisépticos.
  • Zanahoria, papaya, mango, albaricoques y melocotón.

Alimentos ricos en probióticos

Es preferible tomar leche de soja y de avena antes que de vaca.

Se recomienda consumir yogur natural rico en bifidus ya que contiene lactobacillus acidofilus (actimel) que protegen la flora intestinal y aumentan la defensa contra las infecciones.

Se debe tomar arroz integral cocido, verduras de hoja verde como las espinacas, las acelgas y las coles; alubias y pescado.

Dieta rica en alimentos alcalinizantes

Esto implica el consumo abundante de verduras y hortalizas, frutas, legumbres, frutos secos, lácteos, aceite de oliva virgen y beber mucha agua.

Alimentos adecuados para las infecciones urinarias

Alimentos no recomendados

Se debe reducir el consumo de carnes, pescados, huevos y cereales (pan, arroz, pastas y copos) considerados como alimentos acidificantes.

Asimismo, se deben evitar las grasas, condimentos, carne roja, chocolate, quesos, productos con harinas no refinadas, bebidas cafeinadas y los alimentos calientes.

En numerosos casos necesita un tratamiento y control médico con antibióticos que deben ser prescritos por un facultativo. Un antibiograma determina la sensibilidad de los gérmenes urinarios a diferentes antibióticos y evita las resistencias microbianas.

Prevención de infecciones del aparato urinario

La prevención de las infecciones urinarias pasa por adoptar las siguientes medidas.

  • Mantener una higiene íntima adecuada, limpiando los genitales de delante hacia atrás para no arrastrar gérmenes de la zona rectal.
  • Beber suficiente líquido para favorecer la diuresis y así limitar la proliferación de bacterias.
  • Miccionar con frecuencia y vaciar la vejiga porque de esta forma impedimos que se multipliquen los gérmenes presentes en este órgano y los eliminamos con la orina.
  • Orinar antes y después del coito para impedir el pase de bacterias a la uretra.
  • Evitar el uso de espermicidas que favorecen la colonización de la vagina por el lactobacillus y la acidifican aumentando la proliferación de bacterias vaginales.
  • En vacaciones no es conveniente permanecer con el bañador mojado.

Las personas que padecen infecciones urinarias recurrentes como algunas mujeres y los varones con prostatitis pueden ser tratados con pequeñas dosis de antibióticos recetados por su médico.

Fuentes

Imágenes: ShutterStock

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *