El papel de la serotonina en la salud y sus potenciadores naturales

Comparte si te ha gustado

El neurotransmisor serotonina se identificó allá por el año 1948, describiéndolo como un vasoconstrictor (una sustancia que estrecha los vasos sanguíneos). Este afecta prácticamente a todos los sistemas del cuerpo. De hecho, la serotonina se ha estudiado por sus efectos sobre la función cerebral, el estado de ánimo, la digestión, el metabolismo y otros procesos fisiológicos.

A continuación, exploramos todo lo que necesitas saber sobre la serotonina y sus impactos en la salud, además de cómo mejorar la producción de serotonina a través de la dieta y el estilo de vida.

¿Qué es la serotonina?

La 5-hidroxitriptamina (5-HT), comúnmente conocida como serotonina, es un neurotransmisor que juega un papel importante en la salud. Es la encargada de regular muchos procesos fisiológicos, principalmente la actividad del sistema nervioso. La serotonina se encuentra en todo el cuerpo, principalmente en el tracto digestivo, el sistema nervioso central y un tipo específico de glóbulos llamados plaquetas.

¿Cómo se produce la serotonina?

La serotonina, derivada del aminoácido triptófano, se produce principalmente en el sistema digestivo por las células enterocromafines (neuroendocrinas) y en el tronco cerebral por las neuronas (células nerviosas). Varias enzimas diferentes convierten el triptófano en 5-hidroxitritófano (5-HTP) y luego en serotonina en los sistemas nervioso central y gastrointestinal.

¿Cómo actúa la serotonina?

Concretamente, se une con las familias de receptores de serotonina 5-HT1 a 5-HT7. Existe una variedad de células con estos receptores, incluida una red de neuronas en el sistema nervioso central. Los transportadores de aminas, como el transportador de serotonina (SERT), ayudan a las células a absorber la serotonina.

La investigación muestra que la regulación de los procesos fisiológicos de la serotonina es compleja y extensa. Se cree que ayuda a mantener la homeostasis (un estado de estabilidad), esencialmente ayudando al cuerpo a adaptarse a diversas condiciones.

¿Qué hace la serotonina en el cuerpo?

Los científicos han categorizado este compuesto en dos grupos: la derivada del cerebro (BDS) o la derivada del intestino (GDS). Poseen diferentes funciones fisiológicas, ya que la serotonina derivada del intestino no puede atravesar la barrera hematoencefálica. BDS funciona como un neurotransmisor, mientras que GDS trabaja una hormona involucrada en la regulación de la regeneración y formación ósea, entre otros procesos.

La serotonina presenta diferentes funciones según el receptor al que se une. Hay 15 tipos de receptores de serotonina, que se encuentran en el sistema nervioso central y en todo el cuerpo en general. Tiene capacidad para regular varias funciones biológicas:

  • Apetito e ingesta de alimentos
  • Control de la vejiga
  • La masa ósea
  • Motilidad intestinal
  • Función del cerebro
  • Función cardiovascular
  • Latencia eyaculatoria
  • Función endocrina (hormonal)
  • Balance de energía
  • Dormir. Esto se debe a que la serotonina se puede convertir en melatonina, comúnmente conocida como la hormona del sueño.

Salud mental

Es capaz de regular y mantener procesos como la agresión, la memoria, el estado de ánimo y la percepción. La desregulación de la serotonina se ha asociado con el desarrollo de afecciones neuropsiquiátricas, que incluyen ansiedad y depresión. Sin embargo, los científicos no han acordado unánimemente que la serotonina sea el único neurotransmisor involucrado en estas afecciones.

Se han desarrollado medicamentos, como los antidepresivos tricíclicos (TCA) y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), para regular los niveles y la función de la serotonina en el organismo. Estos medicamentos se usan comúnmente en afecciones psiquiátricas, que incluyen comportamiento agresivo, ansiedad, trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor y trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Depresión

La asociación entre la serotonina y el estado de ánimo se ha demostrado en estudios diseñados para reducir el triptófano de la dieta, lo que resulta en niveles bajos de serotonina en el cerebro. Un mecanismo propuesto que subyace a la depresión es que una deficiencia de neurotransmisores de monoamina, incluida la deficiencia de serotonina, causa el trastorno. Sin embargo, como los antidepresivos que afectan los niveles de serotonina a veces solo son parcialmente efectivos en el tratamiento de la depresión, esta teoría puede no explicar completamente cómo se desarrolla la afección.

influencia de la serotonina en la salud mental

Función cognitiva

Hay receptores de serotonina en regiones del cerebro involucradas en la memoria y el aprendizaje. Los estudios han demostrado que los medicamentos que se unen a estos receptores pueden apoyar el aprendizaje y prevenir el deterioro de la memoria, lo que sugiere que la serotonina participa en la regulación de los comportamientos cognitivos.

Sistema digestivo

La serotonina y la salud intestinal están estrechamente relacionadas mediante la regulación de diversas secreciones y acciones digestivas. Por ejemplo, cuando se activan las células de las papilas gustativas de la lengua, se libera serotonina e interactúa con los nervios que envían la información del gusto al sistema nervioso central. La serotonina modula el movimiento de los alimentos a través del tracto gastrointestinal y la secreción de enzimas pancreáticas, sustancias que ayudan a descomponer los alimentos. Además, la señalización desregulada de la serotonina se asocia con trastornos digestivos funcionales como el síndrome del intestino irritable (SII).

Salud inmunológica

Puede ayudar a regular a la baja el sistema inmunológico innato, que está involucrado en reacciones de hipersensibilidad. Esto puede prevenir los síntomas que se observan en determinadas afecciones inmunitarias, como el asma.

Metabolismo

Otra de las muchas funciones de la serotonina es la regulación de los procesos metabólicos como el apetito y la saciedad, el equilibrio energético, los niveles de glucosa en sangre y el control de la temperatura. Las investigaciones sugieren que la serotonina elevada derivada del intestino y las variaciones genéticas de los receptores Tph1 están asociadas con la obesidad.

hambre física y hambre emocional

Salud femenina

Los anticonceptivos hormonales, un medicamento común utilizado por las mujeres en todo el mundo, pueden afectar negativamente, ya que hace que aumenten los niveles de monoamino oxidasa, una enzima que degrada la serotonina. Esto puede contribuir a efectos adversos como irritabilidad y depresión. Un estudio de más de un millón de mujeres en Dinamarca encontró que el uso de anticonceptivos hormonales se asoció con un mayor riesgo de depresión y el uso de medicamentos antidepresivos.

Por otro lado, la serotonina participa en la función reproductora femenina, el embarazo y el desarrollo de órganos endocrinos, como las glándulas mamarias. Se ha descubierto que las mujeres embarazadas tienen niveles elevados de serotonina, que pueden regular las contracciones uterinas y la fisiología vascular durante el embarazo.

Comprender los niveles de serotonina

La medición se hace regularmente mediante un análisis de suero, con niveles entre 101 y 283 nanogramos por mililitro (ng / ml) considerados normales. La desregulación de la serotonina se ha asociado con varias condiciones de salud. Por ejemplo, la serotonina sérica elevada puede provocar arritmias cardíacas, mientras que los niveles bajos se correlacionan con la depresión y otros trastornos neuropsiquiátricos.

¿Qué afecta los niveles de serotonina?

El sistema serotoninérgico se desarrolla y sufre cambios en el útero y en las primeras etapas de la vida. Muchos factores se han asociado con la disfunción de la serotonina:

  • Exposición temprana a la adversidad (estrés por separación de los padres, abuso de sustancias, etc.)
  • Genética
  • Exposiciones en el útero
  • Baja ingesta dietética de triptófano

Ciertos factores también pueden ser protectores al aumentar la resistencia a la adversidad ambiental, incluido el apoyo social y la recepción de atención no materna.

Cómo aumentar los niveles de serotonina de forma natural

Además de los medicamentos farmacéuticos que han sido diseñados para aumentar la serotonina, existen varias modificaciones en el estilo de vida que pueden aumentar naturalmente los niveles de serotonina:

Cambio de humor autoinducido

Las investigaciones sugieren que cambiar intencionalmente tu estado de ánimo puede influir en la producción de serotonina. Un ensayo midió la producción de serotonina en individuos sanos que indujeron estados de ánimo positivos, negativos y neutros. La felicidad se correlacionó con una mayor síntesis de serotonina, mientras que la tristeza se correlacionó negativamente.

Estos resultados sugieren que la relación entre la serotonina y el estado de ánimo puede ser bidireccional. Los métodos que se utilizan para aumentar el estado de ánimo positivo pueden incluir recordar imágenes y recuerdos positivos de su vida y practicar la gratitud.

Exposición a luz

Esto puede ayudar a mitigar los efectos en la salud mental de los niveles bajos de triptófano o serotonina. Los estudios han encontrado que la luz solar puede mejorar el estado de ánimo en la depresión estacional, la depresión no estacional y el trastorno disfórico premenstrual (PMDD). Un estudio que examinó el efecto de disminución del estado de ánimo de la depleción de triptófano en mujeres sanas encontró que este efecto fue bloqueado por la exposición a luz brillante (3000 lux). En comparación, la luz puede superar los 1.000 lux en un día nublado y hasta 100.000 lux en un día soleado.

Actividad física

Los efectos positivos del ejercicio en la salud mental, incluidos los efectos antidepresivos y antidepresivos, pueden resultar del aumento asociado de la función y síntesis de la serotonina en el cerebro. Varios estudios han demostrado que el ejercicio, particularmente el ejercicio aeróbico, está asociado con un aumento de los niveles de triptófano, lo que puede resultar en una mayor producción de serotonina y un mejor estado de ánimo.

Alimentos con serotonina

El triptófano, el precursor de la serotonina, se considera un aminoácido esencial porque no se puede producir en el cuerpo. Algunos investigadores indican que el triptófano puede competir por la absorción con otros aminoácidos. Esto significa que la ingesta de proteínas de alimentos con alto contenido de otros aminoácidos no necesariamente aumenta los niveles de triptófano en el cerebro. Asimismo, los alimentos específicamente altos en triptófano pueden ser clave para la absorción.

Las fuentes dietéticas de triptófano incluyen chocolate, bacalao, lácteos, claras de huevo, carne, frutos secos y semillas. Además, consumir alimentos con un índice y carga glucémicos altos puede aumentar la disponibilidad de este compuesto.

Suplementos de serotonina

Entre la suplementación destacan especialmente triptófano y 5-hidroxitriptófano (5-HTP). Se ha demostrado que aumentan la serotonina en el cerebro y mejora el estado de ánimo y la amabilidad en los seres humanos. Se sabe que el 5-HTP suplementario, derivado de la planta africana Griffonia simplicifolia, atraviesa la barrera hematoencefálica donde aumenta la síntesis de serotonina y puede tratar afecciones que incluyen atracones, dolores de cabeza crónicos, depresión, fibromialgia e insomnio.

Es importante señalar que puede haber interacciones entre el 5-HTP y ciertos medicamentos, incluidos los medicamentos antidepresivos. Consulta con un profesional de la salud para determinar si estos productos son beneficiosos y seguros para tu salud.

Conclusiones

La serotonina es esencial para regular muchos procesos corporales y participa en la función saludable de casi todos los sistemas del organismo (cardiovascular, gastrointestinal y nervioso). La desregulación de la serotonina y sus funciones se ha asociado con numerosas condiciones de salud. Además, se ha demostrado que factores como la nutrición, los suplementos dietéticos, el ejercicio, la genética y los medicamentos influyen en los niveles de serotonina. Si te interesa añadir o aumentar la serotonina en tu rutina, habla con tu médico integrador para recibir orientación personalizada.

Referencias

1. Berger, M., Gray, J. A., & Roth, B. L. The expanded biology of serotonin. Annual Review of Medicine. 2009; 60(1), 355–366.

2. Booij, L., Tremblay, R., Szyf, M., & Benkelfat, C. Genetic and early environmental influences on the serotonin system: Consequences for brain development and risk for psychopathology. Journal of Psychiatry & Neuroscience. 2015;40(1), 5–18.

3. Crane, J. D., Palanivel, R., Mottillo, E. P., Bujak, A. L., Wang, H., Ford, R. J., … Steinberg, G. R. Inhibiting peripheral serotonin synthesis reduces obesity and metabolic dysfunction by promoting brown adipose tissue thermogenesis. Nature Medicine. 2014;21(2), 166–172.

4. Cunha, L. F., Pellanda, L. C., & Reppold, C. T. Positive psychology and gratitude interventions: A randomized clinical trial. Frontiers in Psychology. 2019;10, 584.

5. Jenkins, T., Nguyen, J., Polglaze, K., & Bertrand, P. Influence of tryptophan and serotonin on mood and cognition with a possible role of the gut-brain axis. Nutrients. 2016;8(1), 56.

6. Mödder, U. I., Achenbach, S. J., Amin, S., Riggs, B. L., Melton, L. J., III, & Khosla, S. Relation of serum serotonin levels to bone density and structural parameters in women. Journal of Bone and Mineral Research. 2009;25(2), 415–422.

7. Perreau-Linck, E., Beauregard, M., Gravel, P., Paquette, V., Soucy, J.-P., Diksic, M., & Benkelfat, C. In vivo measurements of brain trapping of 11C-labelled α-methyl-L-tryptophan during acute changes in mood states. Journal of Psychiatry & Neuroscience. 2007;32(6), 430–434.

8. Rapport, M. M., Green, A. A., & Page, I. H. Serum vasoconstrictor, serotonin; isolation and characterization. The Journal of Biological Chemistry. 1948;176(3), 1243–1251.

9. Skovlund, C. W., Mørch, L. S., Kessing, L. V., & Lidegaard, Ø. Association of hormonal contraception with depression. JAMA Psychiatry. 2016;73(11), 1154–1162.

10. Spitschan, M., Aguirre, G. K., Brainard, D. H., & Sweeney, A. M. Variation of outdoor illumination as a function of solar elevation and light pollution. Scientific Reports. 2016;6(1), 26756.

11. Sumara, G., Sumara, O., Kim, J. K., & Karsenty, G. Gut-derived serotonin is a multifunctional determinant to fasting adaptation. Cell Metabolism. 2012;16(5), 588–600.

12. Turner, E. H., Loftis, J. M., & Blackwell, A. D. Serotonin a la carte: Supplementation with the serotonin precursor 5-hydroxytryptophan. Pharmacology & Therapeutics. 2006;109(3), 325–338.

13. Watts, S. W., Morrison, S. F., Davis, R. P., & Barman, S. M. Serotonin and blood pressure regulation. Pharmacological Reviews. 2012; 64(2), 359–388.

14. Young, S. N. How to increase serotonin in the human brain without drugs. Journal of Psychiatry & Neuroscience. 2007;32(6), 394–399.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *